Colas, indignación y reclamación por las entradas del derbi

Compartir
Foto: Miguel M Guedes (twitter)

Tarde de disgustos para muchos aficionados de la UD Las Palmas. La venta de entradas para el derbi canario ha levantado polémica. Ayer, el club abría una taquilla para vender las entradas de las que disponía de cara al encuentro de este sábado en el Heliodoro. La tardanza propició el primer revuelo; las escasez de entradas y la falta de información llevaron a la intervención policial.

De las 700 entradas que le correspondían a la UD Las Palmas para el sector visitante en el derbi, solo 200 salieron a la venta ayer. Las 500 restantes se tramitaron a través de la Federación de Peñas, que ofrecía un paquete completo de viaje + entradas para el choque de este sábado. Esos fueron los datos que aportó el club una vez se armó el revuelo en las taquillas del Estadio de Gran Canaria en la tarde de ayer.

Y es que en el comunicado que mandó la UD Las Palmas el lunes no se especificaba que solo se pondrían 200 entradas a la venta. Únicamente se informaba del horario para abonados y no abonados, del precio establecido de 35 euros y de su condición de personal e intransferible. Las colas desde horas antes de abrir la taquilla (una sola taquilla abierta con dos personas para una jornada de venta de entradas para un derbi) hacía presagiar que la tarde iba a estar movida.

Según iba relatando Miguel M. Guedes, periodista de Canarias Radio La Autonómica, la sorpresa llegó cuando a las 20:00 horas (tras más de cuatro horas de espera), se comunicó que solo había 200 entradas a la venta y que estas se habían acabado. Los aficionados perjudicados solicitaron la hoja de reclamaciones del club, pero los empleados de taquilla no disponían de ellas. Por este motivo, los aficionados solicitaron la presencia de la Policía Local, que se presenta y recoge la protesta de los aficionados.

Según informa el periodista, a las 21:00 horas tubo que personarse el director general de la UD, Patricio Viñayo, que fue el encargado de calmar las aguas y de traer las hojas de reclamaciones del club, que fueron rellenadas por aquellos que se sintieron perjudicados. Un nuevo ejercicio de falta de comunicación del club que hubiera tenido una fácil solución: decir de antemano que solo se venderían 200 entradas en taquilla ya que el resto las tenía la Federación de Peñas.

Haga click en este hilo de Miguel M. Guedes para poder leer todo el hilo de lo acontecido en la tarde de ayer: