Pepe Mel da con la clave en el medio

Compartir

Las buenas sensaciones generadas en los últimos tres partidos del conjunto amarillo coinciden con una pareja de mediocentros formadas por Ruiz de Galarreta y Fabio González. Por delante, Viera y Pedri se entienden y liberan de labores de creación a Galarreta. 

La salida de David Timor a dos días del inicio del curso trastocó de manera notable los planes de un Pepe Mel. El técnico amarillo veía a Mel como un ancla fijo en el centro del campo, acompañado por un futbolista para tener dos jugadores abiertos, o por dos interiores de apoyo.

Intentó Mel varias fórmulas en un inicio de competición complicado para los intereses de la Unión Deportiva Las Palmas. Sin embargo, después de las probaturas, parece haber encontrado la pareja en la que sustentar al equipo.

La nueva columna vertebral de la UD Las Palmas está formada por Fabio y Galarreta en el medio. El primero, con 345 minutos disputados en 4 partidos –4 como titular– no destaca por su presencia constante, aunque sí por su visión y lectura del juego. Da soporte indispensable al equipo, salida fácil de balón y equilibrio en el medio.

Ruiz de Galarreta, con la entrada de Fabio, parece otro. Los primeros cuatro partidos fueron para olvidar: desubicado, llegando tarde a prácticamente todas las acciones, hasta en ocasiones descoordinado. No parecía el Iñigo con buen cartel que recaló en el cuadro grancanario el pasado curso.

Ante el Albacete, Galarreta fue otro. Escudado por Fabio, adelantó la presión, recuperó balones en zonas peligrosas del campo, y se mostró más efectivo en otras ocasiones. Ambos han cimentado una zona especialmente crítica de cualquier equipo. La llegada de Nosa –empezará a entrenar para convencer a Mel después del partido ante el Lugo– permitirá meter más músculo a un medio del campo que parece madurar para los intereses amarillos.

La tranquilidad de los cracks

También han mejorado las cosas por delante de la medular. Galarreta no está obligado a recuperar y dar el último pase, solo a buscar la conexión con la mediapunta. Por la zona peligrosa, tanto apoyando atrás para generar combinaciones, como en zona de recepción cercana a último pase, aparecen Jonathan Viera y Pedri con total libertad.

Viera y Pedri son los encargados de dar tranquilidad. Es difícil verles perder un balón, se han mostrado compenetrados en los choques ante el Girona y Albacete, y es una de las parejas más apetecibles de ver en el panorama futbolístico español. La tranquilidad de los cracks, la responsabilidad natural de un trabajo ofensivo de calidad, ha liberado a Galarreta y simplificado sus funciones.

Mel, que admitió que por momentos ante el Albacete el equipo hizo «un fútbol brillante», tiene por delante un camino para dar continuidad y mejorar. Ahora, con menos dudas y dos parejas que se entienden y tienen claro su papel. Galarreta-Fabio, Viera-Pedri.