Drolé, con fractura de tibia y peroné, unos 4 meses de baja

Compartir
Drolé / LanzaroteDeportiva.com

La intervención quirúrgica de Jean Armel Drolé ya ha terminado. El marfileño, que se produjo un traumatismo en el entrenamiento de hoy con un chasquido que pronto alarmó a sus compañeros, ha sido operado de una fractura espiroidea de tibia y fractura transversal de peroné. Gerardo Garcés, jefe de los servicios médicos del club, estima un tiempo de baja de alrededor de unos cuatro meses. Los médicos han dado los siguientes datos en una rueda de prensa en el Hospital Perpetuo Socorro.

Diagnóstico y recuperación: «Clavo endomedular con bloqueo en una de las partes porque la idea es que empiece a apoyar la próxima semana. Cuanto antes empiece a apoyar, antes sanará la fractura. Tiene que empezar a correr pronto».

Tiempo de baja estimado: «Este tipo de fracturas suele estar entre tres y cuatro meses, pero es variable depende de la persona. Esperamos que antes de cinco meses se incorpore si no hay ninguna complicación».

Diferentes tipos de lesiones: «A mí me dan más miedo las fracturas de ligamentos, las óseas suelen ir bien si el cuerpo responde adecuadamente. Lo normal es que una fractura tarde entre 3-4 meses».

La situación del resto de lesionados

Raúl Fernández: «Raúl tiene dos diagnósticos: fractura de mano y otra gravísima de rodilla. Si no fuera portero, estaría jugando hace meses, pero con la mano es complicado. Lo ideal sería retirar el material que tiene y una de las complicaciones es la rigidez articular. Ahora se quitará el material para recuperar la movilidad y que se recupere. Lamentablemente los plazos no se pueden cumplir y ya tenemos experiencia con eso en este club».

Araujo: «Hablé con Pedro Luis, el médico que lo operó. Sergio ya llevaba mucho tiempo que le dolía y buscamos otra opinión y decidimos que lo mejor sería hacer una atroscopia exploratoria para avanzar. Había unos cuerpos extraños que se quitaron y lo lógico es que vaya bien. Los tiempos cuentan mucho en el fútbol».

Rubén Castro: «Su caso es especial porque ya había sido intervenido en años anteriores. Cuando se produce una cicatrización, se complica. Tenía un daño que le impedía moverse bien. Los plazos pueden variar porque tiene que volver al mismo nivel que estaba antes».

La acumulación de operaciones: «Hemos batido récord de intervenciones quirúrgicas, nos ha llamado mucho la atención. Pero hay que individualizar cada caso: Rubén ya había sido intervenido años atrás, la de Araujo fue una lesión en pretemporada inevitable, Maikel Mesa tuvo una hernia discal, Benito una fractura por estrés, Raúl Fernández prácticamente tiene el alta médica de su lesión del rotuliano. Cinco de esas lesiones han sido traumáticas».