Mauricio Lemos: de la obsesión al regreso a las andadas

Compartir

Fue el nombre propio del final del verano. Su situación en la primera plantilla de la UD Las Palmas se convirtió en el gran culebrón. Principalmente por el anhelo de Pepe Mel, que se mantuvo en sus trece de mantenerlo en su equipo pese al overbooking en el puesto de central y que el uruguayo era una de las vías de escape para poder cumplir el fair play financiero. El técnico se salió con la suya, pero la versión de Mauricio Lemos no convence.

Estaba en el punto de mira tras un partido errático ante el Fuenlabrada y no consiguió revertir las críticas. Más bien, todo lo contrario. El examen de Mauricio Lemos volvió a tener nota de suspenso en La Romareda, donde a los 3 minutos ya había salido en la foto de un gol en contra y donde vio cómo era expulsado al cometer una clara falta en los últimos minutos.

La lesión de Mantovani parecía una vía de recuperación de confianza para el uruguayo, que tendría la titularidad prácticamente garantizada viendo cómo Mel le ha dado pocos minutos a Deivid, Álex Suárez y Curbelo en las últimas fechas. Sin embargo, la sanción del charrúa puede ser decisiva en posibles cambios para el futuro.

Y es que ante el Alcorcón el entrenador deberá decantarse por un central y un lateral derecho de circunstancias. Mel apostó por Álex Suárez en Zaragoza y el canterano podría mantenerse como titular, pero en el centro de la zaga junto a un Aythami indiscutible. En la derecha, Curbelo y Fortes parten con ventaja para reemplazar a Álvaro Lemos.

De cuajar un partido convincente el nuevo central, Mauricio Lemos vería cómo le adelantan en las preferencias pese a ser la «obsesión» de Pepe Mel durante el verano. Sus últimos partidos han recordado al pobre nivel al que rindió el zaguero en sus últimos partidos en Primera División con los amarillos.

El técnico ya lanzó un serio aviso en sala de prensa: «Él tiene que responder ante sí mismo y ante un entrenador que ha dado la cara por él. Un futbolista se examina cada siete días. Tiene que mejorar en muchos aspectos que, de momento, no consigue superar. El entrenador está para que funcionen las cosas y, si no funcionan, hay que cambiarlas». De él depende revertir las críticas.