Tana, un mes a prueba para convencer a Mel

Compartir
Tana, en una foto de archivo / Jesús de León (udlaspalmas.nET)

La eterna duda sobrevuela el retorno de Tana. ¿Qué nivel será capaz de mostrar el mediapunta? ¿El que le llevó a ser una de los más sonados en Primera División o el que sin pena ni gloria se despidió de la UD? Este mes de diciembre, el ’24’ regresa a la dinámica de entrenamientos tras su cesión poco fructífera en la Segunda División china y deberá convencer a Mel de que tiene hueco en el equipo.

La UD Las Palmas tiene 24 fichas profesionales ocupadas. La nº 25 puede ser la de Tanausú Domínguez, que ya prepara la vuelta a los entrenamientos para, este mes de diciembre, ganarse a pulso un dorsal con el primer equipo, con el que tiene contrato hasta 2023. Su cesión al Zhejiang Greentown chino ha resultado poco exitosa, sumando solo 9 partidos y siendo uno de los descartados para la segunda vuelta de la competición.

Ramírez avanzó ayer el plan con el futbolista: «Tana se reincorpora ya. Hay un mes para que el entrenador decida. Viene con muchas ganas y sabe que los trenes dejan de pasar. Vamos a ver cómo responde y cuál es su compromiso», explicó en UD Radio. Es decir, la última palabra la tiene Pepe Mel.

Eso sí, también apuntó que la dirección deportiva tiene prácticamente atada la incorporación de otro futbolista: «Además de eso, trabajamos por un futbolista que quieren la dirección deportiva y el entrenador, y el jugador quiere venir», dijo con tono ilusionado.

Por ende, si Jonathan Viera se sale con la suya y consigue quedarse en la UD, y el club se reforzara con el otro jugador deseado, no habría espacio para Tana salvo que saliera un futbolista. El caso de Galarreta, cuya salida al Mallorca solo le costaría 100.000 euros al conjunto balear, o de Álex Suárez, de quien Mel indicó que se le podría buscar una cesión, podrían ser los más cercanos para abrir hueco al talentoso – e irregular – futbolista grancanario.

Compartir
Artículo anterior4 noticias de la UD Las Palmas para desayunar este martes
Artículo posteriorLa sociedad Pedri-Viera y unos números que asustan