De los bostezos al castigo excesivo (0-1)

Compartir

Lo que podía ser un día grande se convirtió en una pesadilla casi sobre la bocina. Tras tirar la primera mitad a la basura, la UD Las Palmas y el Real Zaragoza cargaron pilas en el vestuario y decidieron ir a por el partido. Los amarillos perdonaron más de la cuenta, y un claro penalti de Mantovani fue aprovechado por Javi Ros para poner el único gol del encuentro.

Las malas noticias llegaron incluso antes de arrancar el encuentro. Se esperaba que Srnic y Fede Varela fueran titulares ante la plaga de bajas. Pues bien, el serbio y el argentino engrosaron la lista de ausencias y tuvieron que ver el partido desde la grada al arrastrar problemas físicos desde Badajoz. Álex Suárez en el lateral diestro y Kirian en el mediocentro, las novedades sobre lo previsto.

Escribir una crónica sobre los 45 primeros minutos de partido es un ejercicio de imaginación tan difícil como una entrevista de trabajo. Pero lo intentaremos. Sin gracia, sin chispa, sin fútbol. Dirán los puristas que primó el respeto sobre el rival, pero pocos calificativos tan adecuados como ‘infumable’ para definir lo que se vio en el césped. Los aficionados que pasaron frío en el Estadio de Gran Canaria antes del bocadillo, unos héroes.

Ni un solo disparo a puerta, ni un solo susto, ni una sola jugada que levantara a alguien de su asiento. Solo Luis Suárez, que mantuvo una noble batalla con Mantovani, superó en una arrancada al central para plantarse en el área, pero el propio argentino se rehizo a la perfección para blocar el disparo del artillero del Zaragoza.

Pedri intentaba hacerse con los mandos del encuentro, pero sin socios como Viera o Galarreta, su fútbol luce menos. Así, los destacados eran Fabio y Javi Castellano, hormigón armado en la medular, que cortocircuitaban cualquier salida maña. Con más pena que gloria, los futbolistas se fueron al vestuario entre bostezos.

El partido se anima y el Zaragoza sentencia

Desde el primer minuto de la reanudación se vio algo muy distinto. Juego de ataque, ocasiones de peligro, presión de los delanteros y acciones hasta la línea de fondo. En ese carrusel de ocasiones empezó avisando la UD, que encontró en Araujo hoy a un ariete falto de ritmo y confianza de cara a la portería contraria. Mucho se espera del argentino, que de momento ofrece más intenciones que peligro.

Valles se disfrazó de superhéroe en un par de ocasiones para mantener con vida a los suyos. La primera, tras una brillante internada de Puado. No merece menos piropos el guante del sevillano, que se agigantó bajo palos para evitar el primero e hizo lo propio poco después ante Kagawa, salvando un mano a mano que él mismo había propiciado con un error en la salida de balón.

Pedri desplegó su magia durante unos minutos, pero ni Kirian ni el chino lograron rematar la faena. Algo que aprovechó el conjunto visitante en una acción aislada. Un disparo desde la frontal salió rechazado del cuerpo de Mantovani, que en el rechace derribó a Luis Suárez dentro del área. Javi Ros, en un cambio de balonmano, entró para ponerla en la escuadra e imprimir un severo – e injusto – correctivo a los amarillos, que ofrecieron una imagen decente en la segunda mitad pero que se mostraron demasiado inocentes de cara a la portería rival.

UD Las Palmas: Valles; Álex Suárez, Aythami, Mantovani, De la Bella; Fabio (Pablo Haro, 84′), Javi Castellano, Kirian, Pedri, Benito (Pekhart, 75′) y Araujo.

Real Zaragoza: Cristian; Vigaray (Delmás, 67′), Atienza, Guitian, Nieto; Eguaras, Guti, Igbekeme, Kagawa (Álex Blanco, 56′), Puado y Luis Suárez.

Goles: 0-1, Javi Ros (82′)

Árbitro: Iñaki Vicandi Garrido (Comité andaluz). Amonestó a Benito (39′), Aythami (81′), Kirian (85′)

Incidencias: Partido correspondiente a la 23ª jornada de La Liga Smartbank que enfrentó a la UD Las Palmas y al Real Zaragoza.