La UD es una ONG (4-0)

Compartir

Dos errores infantiles de Eric Curbelo entierran a la Unión Deportiva Las Palmas en Gijón que luego sucumbe en sus propios regalos. Los amarillos, a tres puntos del descenso, encadenan una preocupante racha de once partidos sin conocer la victoria. Esto ya huele mal y requiere tomar decisiones.  

Agárrense, porque la UD tiene ganas de fiesta. El buen rollo, el VAR, las lesiones, la mala suerte y un sinfín de excusas quedarán magníficas en los recuerdos de un equipo que va camino de Segunda B. Sólo le salva el nivel dado por sus competidores para eludir el descenso, aunque en estas últimas jornadas el margen se está reduciendo. Ya están a 3 puntos del descenso. Y quieren más. Porque no duele. O eso parece.

No duele fallar goles, no duele tener fallos infantiles. Las Palmas es una ONG capaz de poner siempre la mejilla, la cara e incluso con una sonrisa. Son adorables. Porque el buen rollo, eso que no falte. Son once jornadas sin ganar y el hastío de la afición es tremenda, mientras los jugadores siguen pensando en pájaros preñados y la directiva en renovar al entrenador. La falta de contundencia en los dos tantos del Sporting tiran por tierra un trabajo decente durante la primera mitad. Y con un abrir y cerrar de ojos, todo a la marea. Así es la UD, un equipito parecido a un juguete malo. Bonito por fuera, pero que se deshila a la mínima.

Salió la Unión Deportiva mucho mejor que el Sporting en dominio del balón, de las segundas jugadas y en propio posicionamiento táctico. Las Palmas se manejó con paciencia, aprovechándose de los metros en las conexiones entre Pedri y Tana, sin duda dos jugadores que mezclan muy bien, sobre todo cuando el equipo rival no logra detectarlos en sus movimientos.

En el minuto 12 llegaría la primera ocasión clara para los amarillos. Pedri recuperó un balón, y se la puso al hueco para Benito. El de La Aldea recortó –sus recortes a pie cambiado son inevitables– y su disparo, flojo, fue despejado por Mariño. Poco después, en el minuto 27, el VAR ayudó a Las Palmas en el que el jugador del Sporting estaba ligeramente adelantado.

Rubén Castro, en el minuto 37, tuvo una ocasión clara tras un centro de De la Bella atrás, y Tana en la acción posterior también la mandó alta. Eran los mejores momentos de una Unión Deportiva que una vez más perdonó y lo terminó pagando. No aprende y siguen corriendo las jornadas. En el minuto 45, en una jugada de escuadra y cartabón, Fabio dispararía a portería en un bonito gesto técnico, pero el balón se estrelló en el larguero. Las sensaciones eran inmejorables al descanso, sólo faltaba el gol… pero…

La UD es un drama: ¡4 goles en 45 minutos!

Dos errores infantiles nada más comenzar la segunda mitad terminaron por tumbar a la UD. Una vez más, no por el trabajo del contrario, por los propios regalos amarillos. Eric Curbelo –Rocco Maiorino decía que no hacía falta un lateral derecho–, tardó en girarse para despejar, en un error tremendo, para dejar a Álvaro en bandeja el primero.

En la siguiente jugada volvió a perder la posición tras un despeje, habilitando a Álvaro de nuevo en un paradón de Valles con los pies para evitar el segundo. Fue a córner. Luego, dejó solo a Babin es un despiste increíble, para que el central sportinguista hiciera el segundo. Eric fue cambiado. Si recuerdan esto en varios partidos se darán cuenta: la UD es una ONG.

Entraron Fede Varela y Srnic parar nada. La UD ya era una marioneta pensando en regresar a Gran Canaria a descansar, siempre con buen rollo y una sonrisa. Murillo en el 72 se aprovechó de un mal cierre de Aythami para recortar en el área y ponerla en la escuadra. Un mal pase de Srnic, en el minuto 84, dejó en evidencia a Lemos para que Nacho Méndez hiciera el cuarto. Álvaro Vázquez hizo el quinto, pero el VAR se lo anulño.

Las Palmas sigue erre que erre, empeñada en dar pena, en ser un drama andante. Un drama sonriente, porque recordemos que el buen rollo siempre debe estar en la plantilla. Quién sabe, tal vez se pueda echar la culpa al césped, a las lesiones, al árbitro, al VAR, a la salida de Jonathan Viera, a un febrero de año bisiesto. O tal vez, alguien responsable empiece a tomar decisiones de otra temporada que va camino de ser un desastre. No se preocupen, hablarán de renovaciones. Esto es así. El país de los locos.

Real Sporting de Gijón 4-0 UD Las Palmas

Real Sporting de Gijón: Mariño; Unai Medina, Molinero, Babin, Diego Pérez; Murillo, Javi Fuego, Pedro Díaz, Carmona; Álvaro y Manu García.

UD Las Palmas: Álvaro Valles; Eric Curbelo (Srnic, min. 53), Mauricio Lemos, Aythami, De la Bella; Javi Castellano, Fabio (Fede Varela, min. 53), Tana; Pedri, Benito Ramírez (Cristian, min. 63); y Rubén Castro.

Goles: 1-0, Álvaro Vázquez, min. 46; 2-0, Babin, min. 49; 3-0, Murilo, min. 72; 4-0, Nacho Méndez, min. 84.

Árbitro: Óliver de la Fuente Ramos, comité de Castilla y León. Amonestó a los locales Damián; y a los visitantes Mauricio Lemos, expulsado de manera directa en el 91.