Algo para recordar, por Javier Fernández de Angulo

Compartir
Javier Fernández de Angulo

Había un viejo chiste, que contaba como un niño le decía a su madre desde la bicicleta, “mira mamá sin una mano, y seguía dando pedales, sin la otra, y levantaba los brazos, sin un pie, sin el otro….»,  catapún, al suelo. “Mamá sin dientes”. Algo parecido le ha pasado a la Unión Deportiva Las Palmas este año. Cuando analicemos la temporada veremos el chiste, mamá sin un portero, mira sin laterales, anda sin delanteros. Catapumba. Al suelo… Y bastante digno ha sido todo.

Arrancamos la temporada sin Raúl Fernádez portero titular, y la terminamos sin Josep Martínez, en plena racha de jornadas con portería a cero.

Pocos equipos aguantan sin sus dos porteros. Tampoco apareció Araujo en el inicio de temporada, y el goleador estrella nos dejó en invierno, otro hueco en el área. Pero apareció una estrella tan maravillosa como fugaz, Jonathan Viera, unido a Pedri dieron las mayores alegrías de la temporada, pero la pareja, no llegó a Navidad, China lo reclamaba.

Empezaba un racha de 12 partidos sin ganar. Buscamos respirar por los laterales, pero Drolé se lesionó, después se fue y Cedrés también cayó casi toda la temporada, había talento en la cantera, y penamos en Tana, pero nos salió rana.

Álvaro Lemos, se lesionó, y fue ¡el número 13 de los lesionados! Ya en octubre. Pedri se mostraba como firme futuro y ya es venta segura. Se nos fue Timor, Boris nunca llegaba, Las Palmas se desangraba, la enfermería llena y el hombre gol fue el de siempre, Rubén Castro, rumbo a los 40 años, se puso el equipo a la espalda y sólo él daba gol.

“El gol no se enseña se paga”, nos enseñó Mel, y a nosotros nos pagaron por Araujo y por Jonathan pero nadie vino para sembrar de goles el área. ¡Mamá sin dientes!, sin nadie capaz de morder en el área. Así es muy difícil.

Hicimos Mel-agros, pero sin tiempo para soñar. Escuálida colección de goles. Sin Jonathan y Rubén, metimos 21 goles, casi la mitad que el Santander, último clasificado.

Es bonito soñar con el ascenso, pero con bajas en todos los frentes, sin repuesto y sin gol, es tarea imposible. Hay tiempo para planificar, lecciones aprendidas, y una idea de equipo, con ambición como merece esta afición. Queda agradecer a la plantilla que nunca bajó los brazos, y pocas escuadras se mostraron superiores. La cantera ha dado nuevos valores, y dará grandes alegrías, hemos visto el debut de jugadores que garantizan futuro.

por Javier Fernández de Angulo
Editor de la revista Gentleman en México
Ex director de GQ, y subdirector de ELLE y VOGUE en España