Mel: «Tenemos que seguir con el mismo discurso»

Compartir

El técnico amarillo, cuestionado por los periodistas en la previa del encuentro de este domingo ante el Mallorca (Estadio de Gran Canaria, 19:30 horas) admitió que no existe euforia en el vestuario tras el 6-1 ante el Lugo, y que hay que mantener el mismo discurso hasta que se consiga el primer objetivo del club: la permanencia. 

¿Prefiere rebajar la euforia o multiplicar la confianza? «No creo que haya euforia. Hemos ganado un partido, sin más. No te da mucho tiempo a pensar, porque muy pronto viene otro. No te puedes parar a regodearte, tienes que pensar en lo siguiente. Estamos en una situación donde debemos asegurar los mayores puntos posibles. Esta categoría te demuestra año tras año que hay muchas sorpresas en todos los sentidos. Tenemos que seguir con el mismo discurso».

Una semana con tres partidos. «En el derbi nosotros nos fuimos con el sabor de creer que habíamos hecho las cosas bien, a un paso de poder ganarlo; eso se reafirmó el partido siguiente ante el Lugo, haciendo las cosas bien otra vez, reponiéndonos de empezar perdiendo como pasó en Tenerife, hemos dado un paso adelante en personalidad. Va unido a lo del Mallorca: si somos capaces de plantarle cara a un equipo que está en ascenso directo, ahí sí que ganamos en autoestima. Pero sobretodo lo que ganamos es que nos acercamos al objetivo del club, que es volver a estar en la liga profesional, en un momento difícil».

¿Álex Domínguez o Álvaro Valles? ¿Habrá rotaciones? «El hecho de jugar domingo, jueves, domingo; la exigencia es sólo esta semana. Luego tendremos 6-7 días para recuperar gente. Los últimos partidos hemos hecho las cosas bien, el equipo tiene personalidad y no hay que cambiar mucho esa personalidad. No me atrevo deciros los planes porque luego se puedan gafar. Tengo al equipo en la cabeza, hoy entrenamos y mañana volvemos a hacer un entrenamiento de activación. Cuando pase eso podremos decir el equipo que va a jugar».

Las lesiones, el COVID-19… ¿si nos hubieran respetado las lesiones estaríamos más arriba? «No me cabe la menor duda, pero no sólo con Sergio o con Rober. Era tener argumentos de sobra en la plantilla para hacer esos cinco cambios que te dan vida. Veo a los equipos de arriba que cuando cambian los cinco que salen nunca baja el nivel, lo mantienen o lo suben. Nosotros numéricamente no hemos sido capaces de hacer eso, hemos tenido mucha gente fuera por diferentes causas, al Chino dos meses, a Óscar, a Rober, a Pejiño… cuando los buenos y los que lo están haciéndolo bien el nivel del equipo sube. Sin duda».

Renovación. «No hemos hablado absolutamente nada de eso. El club tiene que marcar los tiempos. Sabemos cómo es el fútbol actualmente, sabemos cómo es la categoría también… en lo que va de año han caído 14-15, caerán más. Esto es la Segunda. Lo importante es el respeto mutuo que hay. Los valores que representa la UD están defendidos por este grupo de futbolistas. Cuando el club crea que debe hablar conmigo lo hará. Yo hago mi trabajo, cuando termine la liga quiero saber lo que voy a hacer, pero tengo muy claro lo que es ser entrenador de fútbol».

El RCD Mallorca. «Al Mallorca ya le metimos mano una vez. Ellos lo saben, hicimos un primer tiempo espectacular y conseguimos ganar 0-1. Ya lo hemos hecho una vez, lo cual no significa nada. A 42 partidos la plantilla del Mallorca es muy buena y lo normal es que esté por delante nuestra, pero a un partido no se sabe, ya lo demostramos. Nosotros vamos a ponérselo difícil al Mallorca, pero ellos lo saben».

¿El discurso de llegar a los play-off? «Para estar metido en el play-off debes acercarte a 17-18 partidos ganados, y para ascender de manera directa más de 20 partidos ganados. A mí me hubiera gustado competir desde la plantilla cero con la plantilla intacta. Esto no es así, las bajas son parte de este juego. Cuando estamos creo que lo hacemos bien y damos la cara. Cuando no, tenemos problemas. Estamos donde estamos por defectos propios: hemos encajado más de 40 goles. Es un debe que tenemos, es una roca que tenemos encima de la cabeza, debemos aprender de ello. Ojalá mañana le ganemos al Mallorca, y estaríamos a tiro de piedra del objetivo, yo no voy a tirar de las riendas de los caballos, lo que voy a hacer es azuzarlos».