El rival a batir es la apatía

Compartir

6 jornadas restan para que acabe esta temporada tan irregular del cuadro amarillo en todas las facetas. Una campaña extraña, con muchas lesiones y con altibajos que no han ayudado al equipo de Mel a conseguir buenas dinámicas.

Con la salvación virtual en el bolsillo, la UD tiene un duro rival a batir: la apatía. Apatía a saber qué va a pasar a finales de Mayo, a no tener más objetivos y a pensar más en «el futuro» que en «el presente».

Tras el empate ‘in extremis’ en el último partido, la UD se enfrentará al todopoderoso Espanyol en Barcelona el próximo sábado 24 de abril a las 17:15h en RCDE Stadium. Un gran aliciente para dar ‘vidilla’ a un grupo que ya sabe cómo va a acabar la temporada y, que si bien se ha visto, crece ante rivales de mayor envergadura como es el conjunto perico.

Quizá con una buena actuación consigan quitar esa «pereza» que existe en el entorno social amarillo. Una gran mayoría de los aficionados tiene despego total a esta UD, entendiendo que el equipo juega sin intención ni «entretenimiento» al espectador. Una de las asignaturas pendientes de este club es volver a fidelizar al aficionado y saben, perfectamente, que el final de esta temporada es clave para que todo empiece a funcionar en la 21/22.