De lágrimas de dolor a lágrimas de orgullo

Se acabó el calvario de Raúl Fernández. El portero de la Unión Deportiva Las Palmas volvió a disputar un partido, aunque fuera de pretemporada, y no pudo reprimir las lágrimas tras una gran intervención contra Wu Lei.

La Unión Deportiva Las Palmas dejó muy buenas sensaciones en la tarde del miércoles ante un equipo de Primera División como el Espanyol. Aún así, la mejor noticia del estreno de la Unión Deportiva la puso Raúl Fernández, que tras su lesión el 14 de abril de 2019 contra el Cádiz, volvió a defender la portería grancanaria.

En un choque fatídico empezó la odisea del portero vasco, que ha tenido que pasar en varias ocasiones por el quirófano y que no veía la hora de volver. Mientras, operaciones, lágrimas, la soledad del lesionado y esa eterna batalla en la cabeza donde uno duda si podrá volver a ser el de siempre.

Raúl Fernández ha cambiado las lágrimas de dolor por las de orgullo. Volvió a defender con éxito la portería amarilla y nada más empezar, fue duro y contundente en un balón dividido que pudo recordarle a aquella fatídica jugada contra el Cádiz. Pero no dudo y volvió a ser el de siempre.

Aunque no tuvo mucho trabajo, volvió a dejar su huella en un mano a mano contra Wu Lei. Con el pie sacó el que iba a ser el empate del Espanyol y ahí no pudo dejar de emocionarse. Por fin, el trabajo duro tenía su recompensa. Tras el partido, Pepe Mel destapó que esas lágrimas de felicidad se desplazaron al vestuario: «Estaba llorando ahora mismo, es mucho tiempo con la duda de si se volverá a sentir futbolista y la ha resuelto bien». Raúl Fernández ha vuelto.

Artículo anteriorHorario y dónde ver EN DIRECTO el Sevilla – UD Las Palmas
Artículo posteriorRTVC emitirá el resto de la pretemporada