El relato del cuatro de octubre de 2004 y udlaspalmas.net, por Juan José Cobo Plana

Compartir
Juan José Cobo Plana, magistrado que llevó el caso Unión Deportiva Las Palmas en la primera etapa de la concursal

Ayer por la noche hablé por teléfono con Miguel. Me comentó que el viernes se cumplen diez años de existencia de udlaspalmas.net y me preguntó si podía escribir un pequeño artículo sobre el significado que para mí había tenido la página. Le dije, por supuesto, que sí.

En ese mismo momento, tumbado en el sofá, agotado después de un día de juicios y sentencias, empecé a pensar qué podía decir yo sobre udlaspalmas.net y su foro.

Recordé el día en que, buscando en Internet información sobre la Unión Deportiva Las Palmas que me pudiera ayudar para afrontar el proceso concursal que esa misma mañana había entrado en mi Juzgado, encontré un foro de aficionados del equipo.

Estuve leyendo las entradas y comentarios, especialmente los relacionados con la situación económica del club, durante más de 3 horas. El foro destilaba amargura, desesperación, indignación, impotencia, rabia, incredulidad, fatalismo.

Esa madrugada del día 4 de octubre de 2004, leyendo el foro, me dí cuenta de una cosa de la que, a pesar de ser aficionado al fútbol y llevar viviendo en Las Palmas diez años, nunca había sido consciente: la Unión Deportiva no eran, ni son, sus jugadores, sus directivos, sus trofeos ni la afición que va al estadio o ve los partidos por la televisión.

Sí, digo bien, la UD no es su afición.

Esa noche supe que la UD eran y son los pequeños y grandes corazones de cada una de las personas que no querían ni quieren imaginarse la vida sin su equipillo.

La UD son los recuerdos y vivencias de esas personas, de sus padres, parejas o amigos fallecidos, de sus hijos, que han crecieron en el Insular y ahora lo hacen en el estadio. La UD está formada por sus risas y alegrías, sus ilusiones; también sus disgustos y decepciones. Y da igual que sean mil o un millón.

udlaspalmas.net y su foro, esa noche del día 4 de octubre de 2004, me enseñaron que el proceso concursal de la Unión Deportiva Las Palmas podía cambiar la vida, los sentimientos, los recuerdos y las esperanzas de muchas personas.

La mía sí que la cambió.

Juan José Cobo Plana