Expósito completa el círculo

Compartir
Foto: LaLiga

El delantero tinerfeño debutó como titular con Paco Jémez a los mandos y cuajó un partido realmente reseñable en el que derrochó tanto ganas como intensidad para ayudar a los suyos a pesar de que el resultado no fuera positivo. Además, consiguió cerrar el círculo que abrió su bisabuelo en 1928. 

A la UD Las Palmas le faltó ser más contundente en Balaídos para ganar. Los amarillos no fueron capaces de sobreponerse a las embestidas del Celta, Jémez no estuvo ágil en los cambios y al final muchas de las cosas buenas que se hicieron durante el encuentro quedaron enterradas. Esta práctica suele ser habitual cuando se cae, aunque en esta ocasión una bonita historia florece para, más que sea, sacar algo positivo del choque.

Esa flor es la de un Erik Expósito sobre el que la afición tiene puestas muchas ilusiones. El delantero tinerfeño debutaba titular esta temporada y lo hacía con la misión de cubrir la baja de un Jonathan Calleri que ha sido el nueve de referencia desde el inicio de la temporada hasta que el otro día una amarilla le cortó de lleno su omnipresencia. La misión no era fácil, pero el máximo goleador del filial salió airoso de la prueba.

Expósito cumplió con creces, peleó todos los balones que le llegaban o que pasaban por su zona, apretó las tuercas de los defensas del celeste y, aunque el dolor por un golpe le molestaría durante el tramo final del encuentro, su partido fue más que notable. Sin embargo, lo más destacado de todo fue ese gol que abrió el marcador en la segunda mitad por, básicamente, el destino le dio la oportunidad de cerrar el círculo.

Hace 90 años, concretamente en 1928, el tinerfeño Graciliano Luis fue el encargado de marcar el primer gol de la historia de Balaídos cuando vestía la camiseta del propio Celta en una goleada ante el Real Unión de Irún. Aquel día lo que el delantero celeste no sabía era que, casi un siglo más tarde su bisnieto Erik iba a ser el encargado de completar su legado con un tanto que tiene un sabor realmente especial tal como revelaba Juanjo Toledo en Canarias Radio La Autonómica.

La UD no pudo sumar, pero Expósito fue capaz de cerrar el círculo que abrió su bisabuelo y, además, empieza a abrir otro que es el de su carrera en la entidad amarilla. A pesar de la tristeza por la derrota, las buenas maneras del hombre gol del filial de Las Palmas pueden ser perfectamente la de cal o la de arena de esta derrota.

También te puede interesar…

#CRÓNICA | La UD manda una ocasión al limbo (2-1)