Revolución fallida

Compartir
Foto: Gabriel Jiménez

Tras numerosos cambios en la plantilla en el mercado invernal, sólo la mitad de las incorporaciones están teniendo un rendimiento aceptable mejorando lo que había hasta el día de su llegada en el equipo. En la zona ofensiva, suspenso absoluto en los deberes realizados por la dirección deportiva.

Cambio de posiciones, de jugadores y hasta de dibujo táctico, pero la UD Las Palmas sigue sin carburar en ataque. Las incorporaciones realizadas en el mercado invernal continúan muy lejos del nivel esperado y otras directamente ni se les espera.

La UD Las Palmas incorporó en el mercado invernal a ocho futbolistas -mientras que nueve abandonaron el club entre enero y febrero-. Llegaron dos defensas, dos centrocampistas, dos extremos y dos delanteros. De todos ellos, sólo los que llegaron para reforzar la zona defensiva parecen estar a la altura de las expectativas.

Gálvez y Aguirregaray son fijos para Paco Jémez desde su llegada, lo mismo que Gaby Peñalba y Oghenekaro Etebo, quienes han sido titulares en todos los partidos en los que han estado disponibles. La mejora del equipo amarillo a nivel defensivo ha sido evidente, pero continúa con serios problemas en la zona de ataque.

Para la parcela ofensiva aterrizaron Jairo Samperio y Nacho Gil en las bandas, mientras que para competir con Calleri en punta llegaron los nigerianos Emenike y Ezekiel. Son hasta el momento el gran fiasco de la dirección deportiva en el mercado invernal. Especialmente sangrantes los casos de los delanteros. El primero porque llegó lesionado, fuera de forma y no podrá ni debutar de amarillo salvo recuperación milagrosa; y el segundo porque ha desaparecido de los planes de Paco Jémez, quien considera más útil tirar del delantero del filial Erik Expósito.

Diferente suerte pero un rendimiento también muy decepcionante es el que hasta ahora han tenido Jairo Samperio y Nacho Gil. El primero entró con fuerza en el once pero nunca ha terminado de mejorar las pobres prestaciones que ofreció en la primera parte de la temporada Vitolo en esa zona del campo. Por su parte, el canterano del Valencia heredó el puesto de titular que no aprovechó el cántabro, pero tras múltiples oportunidades continúa sin ofrecer nada destacable, por lo que ante el Villarreal Paco Jémez volvió a echar mano del filial para dar la alternativa a Benito Ramírez.

En la UD siempre hablaron de jugadores que llegaran para ayudar a salir del pozo y mejorar lo que ya había en plantilla, pero lo cierto es que esa revolución del mercado de invierno se ha quedado a medias salvo cambio drástico en esta recta final de temporada. Paco Jémez continúa buscando y probando soluciones, pero lo único demostrado hasta el momento es que con lo que tiene, especialmente en la zona de ataque, no consigue el rendimiento deseado para ir a por los partidos. De un cambio radical en el rendimiento de los jugadores ofensivos del equipo amarillo dependen unas opciones de permanencia que menguan jornada a jornada.

También te puede interesar…

[RECURSO] La UD recurre la roja a Gálvez