Las Palmas inicia su nueva era

Compartir
Foto: LaLiga

El aterrizaje de Jiménez dará el pistoletazo de salida a lo que va a ser el camino de la entidad amarilla la próxima temporada. La llegada del sevillano, sumada a la de Toni Otero como secretario técnico, empujan al club a una nueva etapa. 

Primer día de un nuevo ciclo. La UD Las Palmas 2018/2019 arrancará mañana mismo cuando Manolo Jiménez sea presentado como nuevo entrenador amarillo. Con la llegada del ya ex técnico del AEK y la de Toni Otero el club insular inicia una nueva era en la que va a tener que pelear por regresar a Primera División así como recuperar a una afición que está bastante descontenta con todo lo que ha sucedido durante este curso.

Tras dar un golpe sobre la mesa al fichar a un entrenador cotizado y al contratar un secretario técnico con muchísimas ganas de trabajar, el cuadro grancanario ya posee las dos piezas básicas que deberían ser el ancla de su proyecto. A partir de aquí, las altas y bajas deberían ir sucediéndose, una cuestión que podría alargarse en el tiempo por la sencilla razón de que para que unos puedan entrar otros tienen que salir de la entidad.

Más allá de todas aquellas cesiones que llegarán a su fin el 30 de junio, la UD tiene que resolver la salida de Aquilani y la de algún jugador más que acabará marchándose. Tana, Lizoain y Simón han señalado su descontento, aunque podrían no ser los únicos en abandonar el barco. Bigas, Ximo, Vicente y Dani Castellano son otros jugadores con contrato que podrían tener cartel en Primera y podrían recibir ofertas para salir.

Con ganas de continuar en la isla están dos veteranos como David García y Momo. Las renovaciones de ambos parecen encarriladas así como la de un Javi Castellano que ya señaló que le gustaría continuar. Además, Peñalba también se ha dejado querer por el club insular y, teniendo en cuenta que el descenso conlleva una bajada de salario en todos los jugadores que tienen vinculación, habrá que ver si llegan a un acuerdo con él.

Asimismo, tanto Jiménez como Otero tendrán que resolver la situación de los futbolistas que han estado cedidos por la UD. Rèmy, Lemos, Borja Herrera y Mateo García siguen siendo amarillos y falta saber si tendrán hueco en la próxima plantilla. Entendiendo que Araujo regresará, haría falta tomar una decisión sobre el delantero francés y el central uruguayo: Convencerles para que se queden o buscarles una salida.

Siendo Nauzet Pérez el más que probable primer fichaje insular y con otros nombres como Deivid o Dani Ojeda en la recámara, Las Palmas intensificará su búsqueda de caras nuevas en el mercado. Ya el secretario técnico avisó y señaló que todas las decisiones deportivas tendrán que pasar por su figura para el visto bueno definitivo, un aspecto que ahora con Jiménez a bordo se podrán finiquitar algunas llegadas.

De ese modo, las reuniones entre Toni Otero y Manolo Jiménez van a empezar a producirse una vez el sevillano aterrice. Van a ser semanas de mucho trabajo, de muchas conversaciones con futbolistas y de una planificación que la campaña pasada no existió. La UD comenzará entonces a poner los cimientos del proyecto con el que espera regresar a Primera División y lo hará con un nuevo equipo deportivo que no lo tendrá fácil.