El huracán de la portería de la UD

Compartir
Foto: UD Las Palmas

Tras poco más de una semana de pretemporada, como si fuera un bucle, la UD Las Palmas vuelve a cuestionarse qué hacer con sus guardametas. Aunque falta algo más de mes y medio de mercado, se abre de nuevo este manido debate. 

Por si faltaba algún detalle en estos primeros días de preparación, el tema de la portería vuelve a abrirse paso. La información de Canarias7 avisaba de la idea de Manolo Jiménez de abrirse a la incorporación de un nuevo portero y el propio técnico se encargó de decir que su plantilla necesita una nueva pieza en forma de guardameta para ser un equipo más competitivo. De ese modo, el debate queda de nuevo inaugurado.

Lo cierto es que la llegada de Nauzet Pérez no cerraba filas en torno a su figura o a la de un Raúl Lizoain sobre el que había algunos rumores de salida. A pesar de ello, el inicio de la pretemporada hizo acto de presencia y el meta de El Carrizal comenzó a ejercitarse con el resto de compañeros con toda normalidad. Trabajando desde el primer día con una gran profesionalidad llevada a rajatabla, no dio muestras de preocupación por una salida.

Apareció entonces el debate de quién sería el meta titular de Las Palmas en esta nueva temporada. Siendo el ex del Apoel de Nicosia un jugador experimentado y que en Segunda ha demostrado un rendimiento notable, su incorporación no suponía un empujón de seguridad a un puesto tan específico como la portería. Por ello, Lizoain podía luchar mano a mano con el recién llegado por convencer a Manolo Jiménez este verano.

Sin embargo, la posible llegada de un nuevo arquero deja claro que la situación del ‘1’ insular está ahora mismo cogida con pinzas. Siendo Nauzet el nuevo fichaje, todo apunta a que el descartado sería un ‘Rulo‘ que podría cambiar de aires este verano. En ese sentido, ese era su deseo según informó hace unos meses La Provincia, por lo que no sería un problema el tener que hacer las maletas y empezar de cero en otro club.

Aun así, no suena fácil para Raúl dejar una UD que es sin duda su casa. Por un lado, es complicado marcharse del club donde ha jugado durante toda su carrera y donde está afincada toda su familia. Además, habría que añadir que el club tendría que trabajar entonces para encontrarle acomodo dado que el portero todavía tiene contrato hasta 2019 y se desconoce si han llegado propuestas firmes por sus servicios a las oficinas insulares.

Con ese escenario en el que Manolo Jiménez quiere otro portero, Las Palmas tendría entonces que empezar a buscar esa pieza que le dé al sevillano lo que pide con lo complicado que suponen este tipo de operaciones. Con todas las pretemporadas iniciadas, es difícil fichar un meta en condiciones que pueda colmar los deseos del técnico andaluz y podría ser algo costoso, pero es evidente que la ambición del entrenador es muy grande.

De acuerdo con las ganas del preparador del Arahal de crear un equipo competitivo y de conseguir el ascenso a Primera División, todo puede pasar de aquí hasta el final del mercado y ahora la portería también queda abierta a cambios. Habrá que estar atentos.

Josep Martínez no se toca

Lo que parece claro es que Las Palmas no va a mantener un trío de porteros en el primer equipo con ficha profesional. Desde la entidad se le quiere dar cierto protagonismo a Josep Martínez como tercer meta, y es que sólo se desligan palabras buenas del valenciano desde la zona noble del Estadio de Gran Canaria. Aunque todavía es pronto para tener un sitio en el primer equipo, esta temporada compaginará el filial con los mayores para que Manolo Jiménez no pierda de vista su evolución.