Manolo Jiménez define su columna vertebral

Compartir

El técnico sevillano va definiendo sus hombres de confianza con el paso de los partidos y con el reparto de minutos. Rubén Castro, Cala y Raúl Fernández son los únicos que lo han jugado todo, pero a esa lista podrían unirse pronto hombres como De la Bella, Timor, Tana y Ruiz de Galarreta.

Cada maestrillo tiene su librillo. También es cierto que cualquier persona que se precie tiene sus predilecciones en todos los ámbitos posibles, incluyendo a la hora de elegir la gente con la que quiere rodearse. En ese sentido, Manolo Jiménez ya imparte su librillo dentro del vestuario de la UD Las Palmas y parece que ya va señalando a aquellos futbolistas que forman la columna vertebral de un proyecto que busca el ascenso.

De forma bastante clara, los nombres de Rubén Castro, Juan Cala y Raúl Fernández son los que se han ganado un sitio especial en la idea del técnico, simplemente, porque han disputado todos los minutos oficiales hasta el momento sin que les tosan, lo que demuestra la confianza del preparador andaluz. El delantero está demostrando un estado de gracia espectacular y un olfato que parece ilimitado, por lo que ahora mismo ni siquiera Sergio Araujo parece capaz de sentarle en un partido de clara importancia.

En el caso del central, que además fue petición expresa del entrenador, ha llegado y besado el santo, demostrando tanto su capacidad futbolística como ese carácter ganador que le imprime también a sus compañeros. Mientras tanto, el guardameta se está mostrando muy seguro bajo los palos, su gran exhibición en Zaragoza evitando males mayores lo corrobora, y ha dado muestras de que la lesión de cadera que le obligó a parar el curso pasado está completamente olvidada, lo que ha hecho volver a sonreír.

A ese grupo de hombres de confianza podrían unirse pronto otros nombres que van encaminados a conformar ese núcleo duro. David Timor y Alberto De la Bella dieron muestras de estar a gran nivel y de que, a poco que se integren en el grupo, se convertirán en piezas básicas para un Manolo Jiménez que necesitaba encontrar más figuras de ese tipo en busca de once más o menos fijo para esta campaña.

Tampoco se puede descartar la inclusión de jugadores como Tana, sobre el cual se tienen puestas muchas esperanzas por parte del preparador del Arahal, y de un Galarreta que está yendo claramente de menos a más desde su llegada a la isla hace casi un mes.

Lo cierto es que la UD necesita, como todos los equipos, una serie de hombres fijos y una alineación fija sobre la que sostener el proyecto. La profundidad de banquillo va a ser muy importante, pero parece que Jiménez ya va definiendo su columna vertebral.