Los extremos desaparecen de los esquemas de la UD

Compartir
Foto: La Liga

La UD Las Palmas sigue sin encontrar un sistema que logre despejar todas las dudas generadas por el poco fútbol que se muestra jornada tras jornada. Lo que por ahora parece claro es que los extremos no entran en los planes del técnico sevillano. Los amarillos se agarran a la calidad individual de sus jugadores para sumar puntos. 

El entrenador amarillo avisó después del partido frente al Alcorcón de la ausencia, en su opinión, de extremos que encararan en el equipo exceptuando a Blum. Sin embargo, en las últimas jornadas ha optado por no utilizar a extremos puros, prefiriendo utilizar a Javi Castellano y Galarreta en esas posiciones ante el Deportivo, para bloquear el juego interior de los gallegos. Pero no es la primera vez que deja a jugadores de banda fuera de la convocatoria o del once para colocar en esa posición a jugadores como Maikel Mesa, Tana, Rafa Mir o los anteriormente mencionados.

Mientras tanto, Sacko, Blum y Fidel ven como pasan las jornadas sin tener demasiadas oportunidades. El alemán ha tenido buenas actuaciones en prácticamente todos los partidos que ha disputado.

El futbolista onubense realizó una buena pretemporada. Después, su protagonismo ha sido testimonial, fue de los jugadores más destacados ante el Almería pero, con el tridente en la cancha, desaparecieron sus opciones de meterse en el once.

Hadi Sacko ha sido otro de los perjudicados con el sistema utilizado por Manolo Jiménez. El futbolista maliense no ha contado con muchos minutos: unas veces por las convocatorias con su selección y otras por decisión técnica. En Mallorca tuvo minutos y no lo hizo mal, pero no disputó ni un solo minuto frente al Deportivo de la Coruña.

El caso de Danny Blum es el más significativo de todos. Llegó a encadenar varias jornadas teniendo minutos y de repente ha pasado a ver los partidos desde la grada. El extremo alemán aportaba la verticalidad que le ha faltado en muchos partidos al conjunto insular, es un jugador de banda del perfil que demandaba el técnico sevillano y sin embargo ha desaparecido de las convocatorias.

Es un caso bastante extraño, pues en las anteriores escuadras que ha entrenado Jiménez, el juego por banda siempre fue una de las señas de identidad de sus equipos, algo que no sucede en la UD Las Palmas. Veremos si en las próximas jornadas cambia esa tendencia de acumular hombres en el centro del campo, para dejar las bandas a los laterales o si finalmente se decide por contar con, al menos, un extremo puro.