Parras, otro ejemplo de la extraña política de cantera

Compartir
Foto: Jose Carlos Guerra / La Provincia

Hoy saltaba la noticia de que Las Palmas ha comenzado a sondear el mercado en busca de un central y un lateral derecho para reforzar la defensa en la segunda mitad del campeonato. Una circunstancia que hace pensar en una posible salida de Diego Parras ante la falta de minutos.

El canterano amarillo fue el único superviviente de la camada de hasta nueve canteranos que hicieron la pretemporada con el primer equipo. Finalmente seis de ellos regresaron con el filial, Benito y Erik Expósito salieron cedidos, siendo Parras el único que logró hacerse con un hueco. Reafirmando la línea de las últimas temporadas, en la que el objetivo marcado cada temporada es la máxima prioridad, sin importar el cómo conseguirlo y mucho menos si existe presencia de canteranos o no.

La participación de Parras con Las Palmas ha sido prácticamente inexistente, teniendo minutos únicamente en el partido de Copa del Rey ante el Rayo Majadahonda. El futbolista no dio ni de lejos su mejor versión en aquel partido. Se le vio tímido, sin aparecer demasiado en el juego de los amarillos y con poca determinación para hacer las subidas por las que destacó en el filial y con las que convenció a Manolo Jiménez para quedarse en la primera plantilla. Para el defensor grancanario la eliminación ante los madrileños fue un duro castigo, pues era en esta competición donde iba a tener más oportunidades para coger ritmo y demostrar su valía.

Hasta ahora el puesto de lateral derecho ha estado cubierto por Álvaro Lemos, que ha mostrado un buen nivel en lo que llevamos de temporada. Sin sanciones de por medio y afortunadamente sin lesiones, el lateral grancanario ha sabido llevar con filosofía su rol en el equipo, como mostró con sus declaraciones hace unas semanas: «Este es mi sueño. Soy muy joven en el mejor equipo de la categoría. Sigo trabajando muy duro. Mi sueño sigue en pie, no voy a bajar los brazos hasta lograr mi objetivo». Sin embargo parece que las cosas se le van a complicar aún más si finalmente se ficha a otro jugador para ocupar su posición. En caso de ser cierto el interés en traer a otro lateral derecho, Parras deberá marcharse para buscar oportunidades en otro lugar en el que pueda contar con minutos, dejando con su marcha una plantilla en la que los canteranos empiezan a ser una especie en peligro de extinción. La plantilla se quedaría con tan solo ocho futbolistas formados en el club, todos ellos con unas carreras extensas, en las que recordarlos en el filial ya queda muy lejos.

También te puede interesar…

#VÍDEO | Rememore los dos ascensos ante el Elche