Los amarillos ante el Oviedo, uno por uno

Compartir

Un nuevo empate descafeinado de la UD que se ha olvidado de ganar. Aburren los amarillos en los que en nada se nota el cambio de entrenador. La grada, insatisfecha con la escasa aportación ofensiva de un equipo que debería ser aspirante a todo. Vea las puntuaciones de los futbolistas amarillos ante el Oviedo. 

Raúl Fernández (5) Lesionado. No fue el día para el vasco. El portero, que poco intervino durante el tramo del partido que estuvo sobre el césped, tuvo que pedir el cambio por molestias en la espalda a la media hora del choque. Esperemos que no sea nada.

David García (5) Cumplidor. Herrera decidió apostar por el capitán para la banda derecha. Lógicamente, el Oviedo no tuvo ni que preocuparse por sus internadas. Una apuesta con la que te aseguras solidez defensiva y perder profundidad en ataque. Y así fue.

Juan Cala (4) Arriesgado. Un defensa de su veteranía no puede permitirse el lujo de jugarse dos penaltis como lo hizo en la noche de hoy. No tuvo que intervenir en demasiadas acciones defensivas, pero cometió dos acciones polémicas dentro del área que le pudieron costar caro al equipo amarillo. Un día más, abusó demasiado del balón largo.

Deivid (5) Regular. Hoy no tuvo grandes sobresaltos. El Oviedo dejó que fuera el central de Escaleritas quien iniciara el juego de la UD. Se le vio incómodo con el balón por momentos.

Dani Castellano (5) Peleón. Lo intentó en varias ocasiones por la izquierda. Pero fue de más a menos durante el encuentro. No es el puñal que era hace unos años, pero muestra una versión más descarada que De la Bella.

David Timor (3) Intrascendente. Sus primeras apariciones vestido de amarillo son ahora mismo un espejismo. Lento, impreciso y sin prácticamente influencia en el juego de la UD. El valenciano está a años luz de un jugador de su categoría. Oposita a la suplencia en Lugo.

Javi Castellano (5) Cumplidor. Hoy fue el primer hombre del rombo que propuso de inicio la UD. Un día más en la oficina para Javi Castellano, cumplidor en su tarea defensiva y con escasa participación en la creación.

Tana (5) Desinflado. Era el único nexo entre el centro del campo y la delantera, y empezó el partido demostrando que era capaz de cumplir ese rol. Pero, a medida que el Oviedo se fue sintiendo cómodo en el partido, la figura de Tana fue desapareciendo. Otra aparición guadianesca de un Tana que siempre tiene destellos, aunque seguramente demasiado pocos.

Maikel Mesa (7) Todoterreno. Se deja el alma sobre el terreno de juego. Es el primero en llegar al remate y en defender cada ocasión de gol. Le falta el premio del gol, pero al menos es quien contagia a sus compañeros para acudir a la presión e ir como una moto a finalizar jugadas. El mejor amarillo con diferencia.

Sergio Araujo (5) Acelerado. Cuando está peleado con el gol, también parece que lo está con el mundo. Siempre busca el último pase con ansia, pero no le favorece en absoluto el juego de la UD. Le buscan demasiado por arriba y muy poco al pie o al espacio. Lejos de ser su mejor encuentro de la temporada.

Rubén Castro (5) Desafortunado. Estaba siendo el único capaz de disparar a portería. Sin puntería, pero un peligro constante. Rubén falló alguna que otra ocasión impropia de él, hasta que Paco Herrera decidió sustituirle a la hora de juego. Decisión arriesgada.

Nauzet Pérez (5) Espectador. Entró por la lesión de Raúl en la primera mitad y apenas tuvo que intervenir. Algo inseguro con el balón en los pies, pero necesita ganar confianza para los próximos partidos si los problemas de espalda de Raúl se agravan.

Galarreta (5) Invisible. Su entrada no cambió absolutamente nada el partido. Dio un nivel similar al de Tana en la segunda mitad. Es decir, muy poca cosa. Debe espabilar el vasco si quiere ser uno de los faros de esta UD.

Rafa Mir (6) Voluntarioso. Salió con el objetivo entre ceja y ceja de batir la portería de Champagne. Corrió y peleó durante 30 minutos, pero su rendimiento fue efervescente. Sacrificado del once, nadie entiende que si la UD recurre al juego directo Mir esté en el banquillo.

 

Compartir
Artículo anteriorSuspenso y aburrimiento (0-0)
Artículo posteriorHerrera: «Tenemos buenos jugadores, pero no hay un equipo»