El Granca cae derrotado ante el Real Madrid (87-63)

Compartir
Foto: CB Gran Canaria

El Gran Canaria no cayó derrotado de forma clara en el partido de la Liga Endesa frente al Real Madrid. Los amarillos comenzaron muy bien pero no lograron mantener el ritmo inicial durante todo el encuentro. 

Se trataba de la segunda visita del Herbalife Gran Canaria al WiZink Center en lo que llevamos de temporada. Los amarillos ya habían visitado al Real Madrid en la Turkish Airlines EuroLeague. La principal diferencia con aquel encuentro que acabó en derrota claretiana, más allá de la presencia de hombres como Llull, era el cabecilla del banquillo isleño. Víctor García se estrenaba en Liga Endesa tras hacerlo, con victoria, en EuroLeague.

Y tal y como sucediera en aquel partido, el Herbalife Gran Canaria saltó al parqué dominando. Lo hizo desde la defensa y anotando en transiciones rápidas. DJ Strawberry fue protagonista con 5 puntos en el parcial de arranque de 0-7 de los isleños. El Real Madrid fue desperezándose poco a poco, pero se le notaba algo maniatado y alicaído. Tan solo el empuje de Yusta (9-16, minuto 6) permitía al equipo blanco aferrarse al encuentro.

Pablo Laso se vio obligado a solicitar tiempo muerto para intentar hacer espabilar a los suyos. Lo consiguió con la salida a pista de la segunda unidad, comandada por Facundo Campazzo. El equipo merengue fue, poco a poco, ganándole terreno a un ‘Granca’ que, eso sí, lograba mantener ciertas distancias para seguir con la delantera en el luminoso. El parcial final de 6-2 no evitaba que los amarillos cerrasen el cuarto inicial con ventaja (17-20).

Marcus Eriksson abrió el segundo acto con una canasta de dos. Fue la excepción de la tarde, eso sí, pues el sueco fue secado por completo por un Rudy Fernández que, junto a Campazzo, dio el mordiente necesario a los suyos desde el banquillo para que los blancos fueran remontando el vuelo. Canastas de Tillie y Oliver (22-26, minuto 13) hacían que el Herbalife Gran Canaria siguiera manejando ventajas cortas, pero pronto se hizo de noche.

Los claretianos solo pudieron anotar 5 puntos en los últimos seis minutos de segundo cuarto. El argentino Campazzo, desde la dirección, revolucionó el partido y encontró con comodidad a todos sus compañeros en ataque. Se alió especialmente con un Thompkins que al intermedio había anotado 10 puntos. Despegó el Real Madrid desde la línea de 6,75 para anular el espíritu claretiano. Una canasta de DJ Strawberry en los instantes finales previos al descanso permitieron a los visitantes encarar el túnel de vestuarios con una desventaja de nueve tantos (40-31).

Los compases iniciales de tercer cuarto fueron esperanzadores. Los isleños arrancaron con un parcial de 0-5 (40-36, minuto 23) secando durante tres minutos al equipo blanco. Sin embargo, el trabajo defensivo no iba a ser fácil prolongarlo en el tiempo y, en cambio, en ataque se anotaba a cuentagotas y con suma dificultad.

Le volvió a costar horrores al ‘Granca’ anotar y estar duro en el partido para competir por la victoria. El Real Madrid, sin desplegar un juego especialmente brillante, sí hizo un baloncesto práctico y efectivo que jugada a jugada fue sacando del todo al conjunto claretiano. No aparecía Eriksson y nadie lograba destapar el aro madridista. Víctor García probó varias opciones pero era imposible seguir el ritmo del campeón, que afrontaba el último cuarto con una ventaja casi de 20 puntos (65-46).

No había manera de meterle mano al Real Madrid sin tener cierto punto de confianza en ataque que te permitiera encadenar varias acciones ofensivas positivas. En los primeros cuatro minutos de último cuarto, el ‘Granca’ solo fue capaz de sumar dos puntos. García lo paraba (72-48, minuto 35) en busca de un final digno de los suyos.

Los grancanarios no pudieron hacer mucho más. Sin energía, con rotación corta y sin ningún tipo de suerte en ataque, el Herbalife Gran Canaria sumó su octava derrota en Liga Endesa para seguir en la parte baja de la tabla con un balance de 3-8.