Remontada, atasco y derrota (71-69)

Compartir
Foto: ACB Photo

El Gran Canaria volvió a caer derrotado, en esta ocasión, ante un buen Zaragoza que cometió menos errores en el tramo final. Después de un segundo cuarto irregular, los claretianos pelearon por remontar y lo lograron aunque el esfuerzo final no tuvo premio. Las últimas posesiones el cuadro de Víctor García no tomó buenas decisiones y lo pagó. 

Acertado. Así inició el choque un Herbalife Gran Canaria que con un parcial de 0-9 quiso imponer su criterio. A pesar de ello, varios errores defensivos donde la defensa sobre el bloqueo directo era el gran filón, le dio la oportunidad al Zaragoza a igualar fuerzas. En ese sentido, el encuentro se igualó mucho y aunque los amarillos estaban metidos en la batalla, Okoye puso 8 puntos en favor de los maños para evitar que el dominio de los visitantes campeara en el marcador.

Con ese escenario, los hombres de Fisac estaban ahí, sin alejarse. El ritmo de partido bajó un poco y mientras el Granca sobrevivía desde el colectivo, los aragoneses se mantenían gracias a un gran Seibutis. Sin embargo, los locales empezaron a hacerse con el control del choque, aprovechando la falta de un base en el cuadro amarillo ante las bajas de Radicevic y Hannah de los claretianos.

Teniendo en cuenta la falta de fluidez en el ataque, donde el Gran Canaria perdió varios balones en zona de riesgo y estuvo lento en algunas acciones, dejaron expuestos a los jugadores de Víctor García. El Zaragoza encontró en el campo abierto una buena forma de despegarse en el marcador ante un rival, el amarillo, al que también le estaba faltando tanto acierto como cierta dosis de agresividad atrás.

El encuentro se mantuvo por unos derroteros similares, con el Granca por detrás a pesar de sus esfuerzos por recortar. El buen arranque de segunda mitad de Eriksson puso a los insulares más cerca, pero no había manera de culminar la remontada por errores en la protección del aro y ante la falta de un director de juego natural. No obstante, una clara mejoría atrás les dio para engancharse.

Aún sin Oliver en pista, los amarillos salieron adelante para ganar el tercer cuarto y así poder llegar a ese último periodo con opciones reales de llevarse el partido.

Ya metidos en el partido, sólo faltaba culminar el buen trabajo realizado. Aunque no lo iba a poner el fácil, el Zaragoza tuvo que claudicar un poco gracias a un parcial de 0-6 que ponía a los claretianos a una canasta de empatar o ponerse por delante. Un bandeja de Oliver puso el empate a menos de 4 minutos para el final, pero los de Fisac lograron responder de forma muy certera para mantenerse arriba.

En ese momento de necesidad apareció la mano, otra vez, de Oliver para con un triplazo y un robo hacer dudar a los maños. El playmaker de 40 años tomó las riendas del choque para poner por delante a los suyos por primera vez en muchísimos minutos, aunque pudo responder el cuadro aragonés tras un buen mate de Vázquez y dos triples seguidos que se fueron al limbo lanzados por Eulis Báez.

Una falta de Strawberry le dio a Okoye la oportunidad de poner al Zaragoza de nuevo con ventaja y lo logró, dejando casi la última posesión al Granca. Báez volvió a jugarse un triple después de que Oliver no pudiese encontrar a Eriksson y el dominicano falló, cayéndole el rebote a un Okoye que recibió una falta. El americano volvió a la línea, metió el primero, tiró a fallar el segundo y cerró el partido.

De esta manera, el Granca sigue sin ganar lejos de casa y, en esta ocasión, mostró una mejoraría que se quedó sin premio. A este equipo le siguen faltando ciertos retoques que eleven el nivel de un plantel al que le faltan algunos mimbres. Aun así, todavía hay tiempo para que el final de temporada sea otro distinto.