Ya basta de dolor, paremos la hemorragia, por Javier Fernández de Angulo

OPINIÓN | Colaboración de Javier Fernández de Angulo, editor de la revista Gentleman en México; ex director de GQ, y subdirector de ELLE y VOGUE en España.

Compartir
Javier Fernández de Angulo

O

tra vez la tragedia, otra vez el Córdoba, otra vez la humillación. La pesadilla se repite. Por cada gol que metemos nos meten  tres, doce en tres salidas. Cuando aterrizamos fuera de la isla ya saben, “a la contra les entran cuatro”. Matemática pura. Lo que daríamos ahora por empatar con el Granada, por ganar al Málaga por la mínima, imbatidos con los de arriba.

Al principio de la temporada, con 10 goles a favor y tres en contra, todo se ha invertido,  3 goles a favor y 12 en contra. La plantilla es la misma, solo cambia una cosa, la precipitación. Una vez más nuestra maldición, por precipitación invadimos el campo un nefasto mes de junio, por precipitación dijimos adiós al añorado Setién, por precipitación  vino el pasado año un entrenador con récord de derrotas, por precipitación llamamos al soldado Jémez con varios descensos en su currículum. Y por precipitación echamos a Jiménez en puestos de playoff, y peleando con los grandes cara a cara. Pero hasta la prensa canaria le condenó en la jornada 12. Todos pedían su cabeza, queríamos subir en la jornada 7. Y ahora rezamos por no descender en la jornada 24.

Buscamos un entrenador que calmara la grada, pero sus cifras dan pánico. La plantilla había demostrado que sabía defenderse y atacar. Pero que importante es un buen entrenador que dé espíritu ganador, no que nos golpee el equipo más goleado, después de un mes sin ver la victoria, que nos zarandee el Lugo, y nos machaque el Cádiz. No busquemos la excusa de los árbitros y el VAR, con el Extremadura penalti en contra y expulsión y ganamos. Supimos sufrir. Plantilla hay para ascender pero es hora de tomar decisiones con calma, de apostar por el medio año que nos queda. Las 12 uvas como los doce goles que nos han encajado en tres salidas  nos deben hacer reflexionar.

Necesitamos un entrenador ganador, no uno que nos traiga buenos recuerdos.  Que nos traiga futuro y nos saque de la pesadilla de meses sin ganar. Un año para olvidar. Por un feliz 2019 de goles y juegos. El hígado y el corazón de la afición se lo merecen.

por Javier Fernández de Angulo
Editor de la revista Gentleman en México
Ex director de GQ, y subdirector de ELLE y VOGUE en España