El Granca le planta cara al campeón de Europa (67-75)

Compartir
Foto: cbgrancanaria

Buena imagen del Herbalife Gran Canaria, que fue capaz de poner en serios aprietos al vigente campeón de Europa. Los amarillos fueron por delante durante muchos minutos, pero el conjunto blanco reaccionó a tiempo y logró remontar el encuentro.

No fue nada halagüeño el primer minuto de partido: triple totalmente liberado de Randolph, canasta de Fabien Causeur entrando hasta la cocina, y dos ataques del Herbalife Gran Canaria con tiros que apenas consiguieron tocar el aro. Los de Pablo Laso parecían decididos a olvidar la reciente derrota en el derbi ante Movistar Estudiantes desquitándose con el ‘Granca’. Pero Xavi Rabaseda hizo acto de presencia para empujar de los suyos en el arranque. Con cuatro puntos consecutivos llegando tras dos robos, activó a los suyos. Le siguió la estela Eulis Báez, que consiguió hacerse fuerte ante la pareja Randolph-Tavares. El dominicano sumó cinco puntos consecutivos y asistió a Balvin (15-8, minuto 7) para hacer despegar al conjunto claretiano en el luminoso.

El Real Madrid, tiempo muerto mediante de Pablo Laso, reaccionó. Subió la intensidad defensiva, mejoró en sus transiciones para neutralizar sus numerosas pérdidas, y secó a un Herbalife Gran Canaria que ya no volvió a anotar en todo el primer acto. Sin Báez ni Rabaseda, los de García carecían de ideas. En el otro lado de la pista, aparecía Sergio Llull, que asumió responsabilidades y galones: primero con un triple y luego con un 2+1 que cerró el cuarto. Parcial 0-8 y mínima ventaja blanca (15-16).

Anzejs Pasecniks anotó en la primera que tuvo el ‘Granca’ en el segundo cuarto. Algo con obvio valor numérico pero también con valor moral para hacer olvidar el parcial que había cerrado el acto inicial. El choque transcurrió con un ritmo alto de juego pero no así de acierto. Ambos equipos fallaban mucho en el tiro y el Real Madrid no cuidaba el balón. Las pérdidas del conjunto merengue se sucedían pero no aprovechaba el ‘Granca’. Anotaba Deck en aro pasado (21-23, minuto 15) para mantener por delante a los suyos con guarismos, eso sí, notablemente bajos.

Marcus Eriksson abría la lata desde más allá de 6,75 sumando el primer triple del Herbalife Gran Canaria en la noche. No acompañaba el acierto exterior pero los de Víctor García encontraban alternativas con un juego elaborado y con marcada paciencia. Rabaseda, siempre activo cuando estuvo en cancha en la primera mitad, machacaba tras una nueva recuperación y forzaba el tiempo muerto de Pablo Laso. No surtía mucho efecto, porque Albert Oliver se ponía la toga de catedrático y sumaba seis puntos consecutivos para hacer que el conjunto isleño cerrase el primer tiempo con siete de ventaja (34-27).

Tavares, que como tantos otros no había hecho gran cosa en la primera mitad, anotó un tiro libre para abrir el tercer cuarto. Pero el ‘momentum’ seguía siendo del Herbalife Gran Canaria. Paulí, que saltó de inicio al parqué tras el descanso, se hizo con el control del choque. Anotó siete puntos de nueve de su equipo en el arranque, firmando acciones de mucho mérito. Desde fuera, penetrando ante la defensa madridista, exhibiendo fundamentos… Él lideró a un ‘Granca’ (46-36, minuto 25) que disfrutó en diferentes momentos del tercer cuarto de una renta de hasta diez puntos.

Se encomendó el conjunto de Pablo Laso a sus estrellas. Randolph, Llull y Ayón, tres de los mejores en sus posiciones de toda Europa, consiguieron reanimar a un Real Madrid que se vio diez abajo pero no perdió la paciencia. Un triple inverosímil para toda la humanidad salvo para Llull, apretó las cosas (51-49, minuto 29) e hizo que Víctor García parara el encuentro. Reaccionó el conjunto blanco con un triple de Eriksson y dos puntos de Anzejs Pasecniks, neutralizados en los últimos segundos por Campazzo desde más allá de 6,75 (56-52).

No había estado por delante en el marcador el Real Madrid desde mediados el segundo cuarto. Dominaba el ‘Granca’ pero el marcador era apretado y el vigente campeón de Europa tenía aún todas las papeletas para ganar. Y Campazzo se encargaba de acercar al conjunto blanco en el arranque. Josh Magette, voluntarioso pero sin mucho acierto, ponía la réplica anotando su primera canasta. Pero le costaba mucho anotar a los locales y Tavares, con cinco puntos consecutivos, tres desde el tiro libre (60-61, minuto 34) adelantaba al Real Madrid.

Respondía Albert Oliver con dos tiros libres pero la reacción blanca era ya un hecho y difícilmente se iba a poder contrarrestar. Sobre todo con un ‘Granca’ que sufría tanto para sumar. Salió a escena un Rudy Fernández hiperactivo durante toda la noche y con especiales ganas. El balear fue clave en los instantes de la verdad, anotando tres triples (63-69, minuto 38) y dinamitando el encuentro. Él, y la impresionante rotación blanca -a 2:40 del final entraron a pista Llull y Ayón-, se encargaron de consumar la remontada y el triunfo.