Paulí y el Granca tiran de pundonor (90-82)

Compartir
Foto: ACB

El cuadro amarillo logró un triunfo vital ante UCAM Murcia con el que van a dar un pequeño paso hacia delante en ACB. La actuación del alero catalán, que hizo labores de base, fue clave en un tercer cuarto memorable. 

Suspiro profundo. Sudor frío fuera. El Herbalife Gran Canario consiguió este mediodía una victoria importantísima tras remontar más de 20 puntos a un UCAM Murcia que tuvo el partido controlado hasta el tercer cuarto. Los hombres de Javier Juárez Crespo mandaron en los primeros compases del partido gracias a las malas sensaciones de un equipo, el amarillo, que siempre fue a remolque a pesar de que el inicio fue igualado aunque siempre con una pequeña ventaja visitante.

Entre el final del segundo cuarto y el inicio del segundo, los murcianos pusieron tierra de por medio ante un Granca que no reaccionaba, que no tenía pulso. Los claretianos sintieron esa sensación de dèjá vu que le recordaba peligrosamente a la derrota sufrida ante Burgos, un aspecto que no cambió para nada el guion de partido.

Las malas sensaciones volvieron a apoderarse del conjunto dirigido por Víctor García y la llegada del descanso se llevó a cabo con las ya habituales pitos desde la grada.

Con unos cuantos partidos para olvidar, Magette volvió a defraudar en ese primer tiempo nefasto de los grancanarios y en la segunda parte, ante su incapacidad, el cuerpo técnico apostó por la vieja fórmula: Oriol Paulí de base. Sin ser un playmaker, el catalán resolvió bien la papeleta en ataque siendo agresivo en sus penetraciones y leyendo bien los bloqueos directos que tuvo que ejecutar. Eso, sumado a un esfuerzo colectivo brutal en defensa, de los mejores en esta campaña, le dio alas a los amarillos para empatar un encuentro que se les había puesto muy cuesta arriba.

Ya en el último periodo, el Granca arrancó con un sensacional parcial de 9-0 que obligaba a Murcia a parar la sangría. Los insulares ya iban lanzados, estaban metidos en dinámica positiva y lograron cambiar las tornas desde la defensa. Eso sí, los murcianos no bajaron nunca los brazos y en el tramo final recortaron distancias para poder llegar al final del partido con opciones, pero el dominio ya era amarillo y esta vez no se iba a escapar una victoria que es crucial para el futuro de este curso.

Con numerosas bajas y con un inicio cargado de errores, el Herbalife Gran Canaria sumó su sexto triunfo de la temporada y ya puede respirar un poco más tranquilo. Aun así, hoy volvió a quedar claro que este equipo sigue sin encontrar un punto de equilibrio en su nivel competitivo, aunque con victorias todo es más fácil.

Pinche AQUÍ para ver las estadísticas completas