La UD sigue sin arrancar (0-0)

Compartir

La UD Las Palmas no pasó del empate ante un Nàstic que le cedió el papel de colista a los amarillos para dominar el encuentro. Aunque el planteamiento de Herrera no surtió efecto y se vio superado por el conjunto grana, las mejores ocasiones fueron de los insulares. Aun así, esto no sirve para poder mirar hacia los puestos altos de la clasificación. Otra oportunidad al limbo. 

Toda reconquista tiene su comienzo y esa es la premisa con la que salió una UD que sabía lo que tenía que hacer para seguir la estela de los de arriba. A pesar de eso, el inicio de partido fue un poco caótico y Curbelo tuvo que despejar un balón comprometido que iba al segundo palo con Raúl casi batido. Eso llevó a los de Herrera a intentar salir desde la zaga con más criterio y más calma que su rival.

La banda derecha era un filón para el Nàstic, que se mostró algo más agresivo tanto a la hora de presionar como a la de atacar. Con esa intención de morder, los catalanes fueron los primeros en intentar probar suerte, aunque la zaga amarilla estaba bien colocada para evitar que el cuadro de Enrique Martín pudiese encontrar disparos limpios con los que buscar ese primer gol con el que abrir la lata.

A pesar de eso, la más clara de ese primer tramo de choque fue de Fidel. Un centro de Rafa Mir prolongado de forma perfecta por Maikel Mesa le acabó cayendo al extremo, pero se obcecó en pegarle con su pierna buena y Bernabé tapó a tiempo.

Intentando crecer desde atrás, Las Palmas mantuvo su sufrimiento y eran los jugadores tarraconenses los que más se asomaban por el área. Teniendo el partido donde quería, los granas tuvieron que gastar su primer cambio por lesión ya que Djetei no podía seguir, algo que le dio la oportunidad a Ferrer de saltar al césped.

Entre tanto, a la UD no le duraba la posesión y tampoco terminaba de conectar con los hombres de arriba. Mientras tanto, Pipa persistía en su duelo con Dani Castellano en el que estaba siendo capaz de ganar casi todas las batallas. Así, el hoy carrilero izquierdo tuvo la oportunidad de sacar un gran latigazo seco con el que Raúl tuvo que trabajar con un muy buen despeje a saque de esquina sin problema.

Aunque la banda derecha era el carril predilecto del Nàstic, un contragolpe por el costado contrario puso en muchos aprietos a los amarillos porque, pese a que Timor quiso cortar el balón, al final acabó entregándole sin querer la pelota a un Thioune que se plantaba ante la meta insular, pero Eric Curbelo estuvo rápido, expeditivo y listo para tanto evitar el gol como el posible penalti sobre el delantero catalán.

La UD sufría y achicaba agua ante un rival, el tarraconense, que estaba jugando mejor y que demostraba un poco más de hambre. Siendo todo muy aburrido, y con los de Herrera jugando a la nada prácticamente, llegó un descanso necesario dado que Raúl salvó casi sobre la bocina un buen disparo de Abraham.

Con el aburrimiento y el sopor de un equipo que estaba teniendo problemas ante todo un colista se reinició el choque. Las Palmas necesitaba ir a por el partido con todas las de la ley y no podía estar esperando a su rival en su campo. Además, se estaba mostrando  incapaz de llevar el peso de un encuentro importante para asentar el arranque del 2019 y la victoria ante Osasuna de hace más de dos semanas.

Paco Herrera quiso cambiar algo de lo que estaba viendo y repitió el primer cambio del último choque oficial de los amarillos: Lemos por Fidel. Pocos minutos después retiró a Maikel Mesa y dio entrada a un Araujo con el que intentar mejorar la presencia en la parcela ofensiva de los suyos así como la pegada. Volvía entonces, ante la necesidad, la AMR y el entrenador barcelonés cambiaba el dibujo.

Todo al rojo, dijo el entrenador amarillo con sus cambios, básicamente porque lo que le quedaba en el banquillo, salvo Momo, no eran armas ofensivas.

A pesar de ello, durante un tramo de esta segunda parte la UD no conseguía terminar jugadas y sí lo hacía un Nàstic que, por lo menos, probaba a Raúl con un algún disparo. Las sustituciones no ayudaron mucho a los insulares y el dominio del encuentro no cambió de bando ni mucho menos pese a los intentos visitantes.

Sin embargo, la segunda cartulina amarilla de Thioune con su correspondiente expulsión obligaba a la UD a dar un paso al frente. Con un futbolista más, ya no había excusas. Antes de eso, Herrera sacrificó a Rubén para dar entrada a Momo e intentar encontrar un poco más de verticalidad ya que la faceta combinativa no le estaba surtiendo efecto. Su plan se había hecho añicos y la circunstancia le llevó a cambiar.

Llegaron entonces los minutos decisivos. Las Palmas tenía que insistir sin persistir y la ocasión de ponerse por delante apareció gracias a un gran pase de la muerte de Dani Castellano que Momo no consiguió meter en la portería. Se mascaba la tensión en el Nou Estadi y era el Nàstic el que, con un jugador menos, presentó la bandera blanca y dio por bueno el empate a diez minutos del final.

Eso sí, los catalanes no rechazaban la idea de matar el partido con una contra y eso les llevó a esperar con calma a una pérdida de los amarillos. Tampoco rechazaron lograr el triunfo con una jugada a balón parado, algo que se pudo ver gracias a un cabezazo de Noguera que se marchó muy cerca de la portería de Raúl.

Pero reaccionó la UD con un gran latigazo de Mir, un cabezazo del murciano y un remate a bocajarro de Momo tras un córner muy peligroso. Los insulares reaccionaban, aunque el tiempo que restaba para el final se iba agotando y quedaba muy poco para alcanzar el pitido final. Quizás, por esa razón, al final el reparto de puntos se acabó convirtiendo en el resultado definitivo, porque a los amarillos les dio por ir a por el partido cuando más apretó la necesidad y cuando menos tiempo quedaba.

Con este resultado, el conjunto grancanario se aleja un poco más de esos puestos de Playoff en los que se pretende estar. No obstante, jugando como jugó la UD Las Palmas durante casi setenta y cinco minutos de partido va a ser imposible despegar del todo, sobre todo, si ante el colista no eres capaz de ganar.

Club Gimnàstic de Tarragona vs Unión Deportiva Las Palmas 

Nàstic: Bernabé; Pipa, Djetei (Ferrer, 21′), Villanueva, Fabián Noguera, Abraham; Imanol García, Viti, Thioune; Luis Suárez (Barrada, 73′) y Sadik (Manu Barreiro, 62′).

UD Las Palmas: Raúl; Curbelo, Mantovani, Cala, Dani Castellano; Peñalba, Fidel (Lemos, 54′), Maikel Mesa (Araujo, 57′), Timor, Rafa Mir; y Rubén Castro (Momo, 67′).

Goles: No hubo.

Árbitro: Luis Mario Villa Alvendiz (Comité Andaluz). Amonestó a Viti (19′), Ferrer (46′), Maikel Mesa (46′), Mantovani (59′), Araujo (91′) y expulsó por doble amarilla a Thioune (35′ y 69′).

Incidencias: Partido correspondiente a la 23ª jornada de LaLiga 1|2|3 2018/2019 que enfrentó al Gimnàstic de Tarragona con la UD Las Palmas. El encuentro se diputo en el Nou Estadi de Tarragona ante 3.392 espectadores.

Compartir
Artículo anteriorJesé jugará en el Betis de Setién
Artículo posteriorLos amarillos ante el Nástic, uno por uno