El Granca sigue sin encontrar el camino en ACB (83-101)

Compartir
Foto: ACB

Nueva derrota de los claretianos que, en esta ocasión, no pudo ante un Baskonia en clara tendencia positiva. Los amarillos sufrieron mucho para frenar el caudal ofensivo del cuadro vitoriano y siguen viendo de cerca los puestos de descenso a la LEB Oro demasiado peligrosos. La semana próxima, Guipuzkoa. 

Siguen sin correr buenos tiempos para el Herbalife Gran Canaria. El conjunto amarillo no pudo doblegar a un Baskonia que demostró mucha solidez y que fue capaz de hacer mucho daño a la defensa insular. Aun así, en el primer periodo el encuentro estuvo bien igualado pese a que la ventaja era de los vitorianos.

Eso cambió ya en el segundo periodo, cuando el equipo de Perasovic se despegó en el marcador y empezó a marcar sus primeras distancias cómodas. Los claretianos buscaron una reacción y lograron acercar posturas antes del descanso.

A pesar de ello, el tercer cuarto fue donde los hombres de Víctor García hicieron aguas atrás de forma clara. Vildoza manejó el partido a su antojo y el Baskonia encontró tiros cómodos. En el bagaje de intercambio de golpes, el Granca salía bastante mal parado ya que no encontraba ritmo y su desventaja se fue haciendo cada vez más evidente hasta llegar a los 14 justo antes de entrar en el último periodo.

Con todo en contra, los jugadores amarillos no dieron el partido por perdido, lo intentaban y pelearon con todo lo que tenían para intentar recortar distancias. En varias ocasiones lo lograron, pero los baskonistas ya iban con todo. El Gran Canaria encontró la regularidad por momentos, pero la perdía con mucha facilidad hasta acabar cayendo de forma clara ante un rival que, a día de hoy, está muy por encima.

Esta derrota deja al Granca sin poder arrancar una semana más. Ese espaldarazo que es ganar dos partidos seguidos o ganar a un rival de la entidad de Baskonia no termina de llegar y ahora se siguen viendo esos puestos de descenso bastante cerca. El público del GCA gritó aquello de “directiva dimisión” y, aunque sea normal el enfado, no queda otra que pensar en la final ante Guipuzkoa Basket del próximo domingo.