Maikel Mesa y el ostracismo

Compartir
Foto: La Liga

El centrocampista tinerfeño ha quedado en un segundo plano tras su titularidad en Tarragona y desde ese momento, ha estado sentado en la grada durante los dos últimos partidos amarillos, algo que no ha explicado Herrera. 

Del césped a la grada. Sin paños calientes. Maikel Mesa se ha quedado fuera de las dos últimas listas de convocados y su desaparición se ha hecho patente. Las cuentas de Paco Herrera son claras y el tinerfeño no tiene sitio en su dibujo, un aspecto que le ha hecho partir en desventaja respecto a compañeros como Momo o el recién llegado Srnić que le han pasado por la derecha y sin preguntar si quiera.

De ese modo, cuando Timor tuvo que abandonar el terreno de juego el pasado domingo, la opción del técnico catalán fue tirar de Deivid al no tener en la convocatoria al ‘8’. El central ha jugado en esa posición de mediocentro y no lo ha hecho nada mal, pero hacía mucho tiempo que no la ocupaba y Maikel podría haber sido una solución mejor a la hora de ir a por una victoria que era bastante necesaria.

La clave de todo esto es que Herrera ve en el lagunero un mediapunta y no un interior, un aspecto que comprobó con su partido ante el Nàstic. En la que fuera su casa, el centrocampista no estuvo fino, siendo ésta su única actuación por debajo de su nivel, que siempre había sido bastante alto. Sin embargo, al preparador amarillo le urge más en este momento defender el resultado que darle rienda suelta al ataque.

Quizás, este fin de semana Maikel Mesa pueda volver a entrar en una convocatoria de la que ha salido sin explicación pública. Aun así, es evidente que el jugador es, junto a David García, el gran damnificado del overbooking de centrales y de las ideas de un técnico que ve mejoría sin que sus pupilos tiren a puerta.

También te puede interesar…

#MERCADO | Las Palmas cierra la puerta de salida al Chino