Jesé Rodríguez, protagonista en su primer choque europeo con el Betis

Compartir
Foto: Europa League

El ex jugador de la UD Las Palmas fue clave en el empate sumado por los béticos en tierras francesas y continúa con su aclimatación a su nueva realidad tras salir del PSG, donde ni siquiera fue inscrito para jugar la Champions. 

Poco a poco, Jesé Rodríguez se va aclimatando el Betis de Setién. El grancanario, que va dando pasos en busca de su mejor nivel de verdiblanco, jugó un papel fundamental para que los sevillanos pudiesen arrancar un empate ante el Rennes en el debut bético en las eliminatorias de la Europa League, una competición en la que hay puestas muchas esperanzas de aquí hasta el final de esta misma temporada.

Lo cierto es que el encuentro no empezó bien para el Betis. Los franceses se adelantaron en el marcador y, aunque Lo Celso recortó distancias, un gol de penalti de Ben Arfa justo antes del descanso que podría haber sido decisivo. Sin embargo, Sidnei de cabeza dio vida de nuevo a los de Setién, llegando al tramo final del encuentro con opciones muy reales de poder llevarse, al menos, un empate del país galo.

Un córner botado al corazón del área le acabó cayendo a Jesé y el canario, prolongó hacia atrás donde esperaba Láinez con la caña. El mexicano le pegó de primeras y logró el tanto del empate con el tiempo de descuento ya cumplido. Con este gol el Betis salva un poco los muebles para la vuelta, dando un buen paso para intentar clasificarse para los octavos de una Europa League que tiene ingredientes interesantes.

Setién, entre los mejores entrenadores del mundo

Por otro lado, la web Footbal World Ranking hace una lista de los mejores técnicos de todo el planeta y en ella se ha colado un Quique Setién que ocupa la 14ª plaza. El que fuera entrenador de la UD Las Palmas se ha ganado, por méritos propios, codearse en un selecto grupo en el que están otros preparadores de la talla de Simeone, Allegri, Ernesto Valverde, el ‘MuñecoGallardo o Guardiola.

También te puede interesar…

#ANÁLISIS | Todo al rojiblanco