Ridículo antes del derbi (98-64)

Compartir
KAUNAS, LITHUANIA - MARCH 07: Thomas Walkup, #7 of Zalgiris Kaunas competes with Kim Tillie, #41 of Herbalife Gran Canaria in action during the 2018/2019 Turkish Airlines EuroLeague Regular Season Round 25 game between Zalgiris Kaunas and Herbalife Gran Canaria at Zalgirio Arena on March 7, 2019 in Kaunas, Lithuania. (Photo by Alius Koroliovas/EB via Getty Images)

El Herbalife Gran Canaria no estuvo en ningún momento del encuentro y vuelve caer derrotado. Los amarillos visitan el próximo domingo al Iberostar Tenerife.

El Zalgirio Arena, que un curso más se ha confirmado como uno de los mejores escenarios del baloncesto continental, apretó desde los prolegómenos del choque, momento en el que Siim-Sander Vene, exjugador del equipo lituano, fue homenajeado por sus años en el club de Kaunas. El estonio fue de la partida y poco pudo hacer en un arranque que, a la larga, acabó por definir el encuentro. Pasados poco más de cuatro minutos, García se veía obligado a pedir tiempo muerto (13-5, minuto 5) al ver cómo los suyos eran incapaces de sumar y, al mismo tiempo, incapaces de defender.

El Zalgiris, una de los peores ofensivas del campeonato y, también, una de las mejores defensas, usaba sus armas y encontraba en ataque situaciones claras bajo el aro. Superando desde el perímetro con sus exteriores y hallando tiros cómodos con los interiores. Los de Jasikevicius no dieron ninguna opción a los claretianos en el primer acto (25-10).

No cambió nada en el segundo. La diferencia pronto alcanzó los 20 puntos antes de que Eriksson anotase un triple (30-13, minuto 13) al que el técnico local respondía con un tiempo muerto. No quería dar ni una concesión el legendario exbase y los suyos se aplicaron el cuento: parcial de 9-0 en dos minutos y Víctor García era quien paraba el choque.

La diferencia de 26 puntos fue la máxima de toda la primera mitad, pero los guarismos de la desventaja isleña se movió por encima de la veintena a partir de ese parón. El ‘Granca’ no veía manera de meter balones en la pintura y al descanso acumulaba un pobre 4/16 en triples, que sumado al 5/15 en tiros de dos provocaba una serie total de 9/31. Apenas un acierto exterior de Eriksson hizo que los claretianos cerraran el acto por debajo de la veintena de diferencia (46-27).

El arranque del segundo tiempo estuvo marcado por el acierto desde más allá de 6,75. El acierto, por desgracia, de solo uno de los dos equipos. En los primeros tres minutos y medio del tercer cuarto, el tanteo fue de 9-3 para un Zalgiris Kaunas encendido que se sabía superior y que aumentaba a placer (57-30, minuto 24) su ventaja en el marcador.

Pasos de salida, pases que no encontraban a nadie, pérdidas en el bote… al Herbalife Gran Canaria no le salía absolutamente nada y el Zalgiris se gustaba cada vez más. Con un colchón de puntos tan alto, los locales quisieron seguir celebrando con una afición entregada. Triples inverosímiles al acabar la posesión, ataques eléctricos… La diferencia superaba la treintena a falta de un cuarto (77-45).

No tuvo mucho que contar el último cuarto. El Zalgiris completó la fiesta dando minutos a los más jóvenes de la rotación, aumentando la ventaja y sumando un triunfo que les permite seguir vivos en la lucha por el Playoff.

Por su parte, el Herbalife Gran Canaria viajará de vuelta mañana para empezar a preparar el partido del domingo en La Laguna ante Iberostar Tenerife.