¡Sí se pueden hacer las cosas mejor!, por Óscar Hernández

Compartir

La llegada de Pepe Mel y la victoria en Riazor, parecen haber cambiado por completo los ánimos en el club amarillo, e incluso la la estrategia de la entidad con respecto al trato de los aficionados. Ha llegado un cuerpo técnico nuevo, pero a decir verdad, parece que se han cambiado muchos más aspectos que los inquilinos del banquillo.

El discurso de Pepe Mel convenció a muchos, algunos pensando más en la temporada que viene que en esta, y otros ilusionándose con las opciones que tienen los grancanarios de conseguir la machada. Lo cierto es que los tres puntos cosechados en Riazor han dado un plus de moral a todos los que forman la UD: aficionados, jugadores, cuerpo técnico, trabajadores del club, medios de comunicación y directiva. Un plus que se ha visto reflejado en un cambio en la forma de actuar del club, que se venía demandando desde hace tiempo por una gran parte de la parroquia amarilla.

De un día para otro, las cuentas oficiales del club en redes sociales comenzaron a cambiar su forma de actuar. Pasando del silencio en temas como el famoso episodio del avión perdido y el intento de veto por parte de Rubén Castro a Juan Luis Monzón, a la ironía y el humor con la fotografía de Rubén y Fidel en el interior del avión, cerrando un desafortunado episodio, con una naturalidad pocas veces vista en el conjunto insular. Pero aquí no han parado los cambios, el club decidió realizar una promoción con motivo del Día del Padre y rebajar los precios de la entradas en diferentes sectores, a la misma vez que con una serie de vídeos, comenzó a prender la primera chispa para un ambiente más positivo, que pueda hacer que los aficionados molestos e indecisos sobre si ir o no a apoyar al equipo en los próximos encuentros, al menos se piensen aparcar sus diferencias con la directiva durante una semana.

La UD ha comenzado a entonar el #¡Sí se puede!, pero no solo en el ámbito deportivo, sino también en el institucional. Sí se pueden hacer las cosas mejor, sí se pueden incluir a los aficionados como parte importante del proyecto, sí se puede actuar con más lógica desde la cúpula de la UD, ¡Sí se puede!, independientemente de si el objetivo se logra o no, ¡Sí se puede!

Artículo escrito por: Óscar Hernández (@Oscarhn94)