Quique Setién, tocado y hundido

Compartir
Quique Setién y Eder Sarabia.

Los días de Setién en el Betis están tocando su fin. La parroquia verdiblanca no perdona los resultados del conjunto dirigido por el cántabro, que ayer caía por 4-0 ante el Levante y que se queda a 6 puntos de los puestos que dan acceso a Europa.

Cosas de la vida. La mayoría de la afición de la UD Las Palmas suspiraría por el regreso de Setién a un club que va a la deriva. Mientras, en el Benito Villamarín es cada vez más frecuente escuchar el grito de «¡Quique, vete ya!». Pese a haber clasificado a su equipo para la Europa League – un Betis que ascendió a Primera el mismo año que la UD -, y conquistar plazas como el Bernabéu, el Camp Nou o San Siro, el inconformismo se ha instalado entre la grada hispalense.

Tras haber caído en los cruces de dieciseisavos de la competición europea ante el Rennes y en las semifinales de la Copa del Rey ante  el Valencia, al conjunto bético solo le faltaba luchar por la clasificación para la Europa League por la vía directa de la clasificación liguera. Sin embargo, solo dos victorias en las últimas nueve jornadas han puesto en una situación más que delicada al tándem Setién – Eder Sarabia.

La paliza que sufrió anoche el Betis en cancha del Levante ha provocado una reunión de emergencia hoy en la cúpula directiva del club. De hecho, se especula que Serra Ferrer ya tendría elegido al sustituto del cántabro, que sería Abelardo Fernández, tras una temporada fantástica con el Alavés. El asturiano, que ya sonó con fuerza para llegar a la UD Las Palmas tras la destitución de Pako Ayestarán, ya ha confirmado que no seguirá en el club vitoriano.

Compartir
Artículo anteriorManolo Márquez gana enteros para volver a la UD
Artículo posteriorFidel: «Nos equivocaríamos si pensáramos en el derbi»