El filial obra un nuevo milagro de permanencia (0-0)

Compartir
Foto: udlaspalmas

El partido no solo se jugaba en el Cerro del Espino. Era una jornada de transistores. Necesitaba un punto el conjunto de Juan Manuel Rodríguez para respirar tranquilo y no depender de otros resultados. Pero los chicos de Las Palmas Atlético se volvieron a disfrazar de superhéroes espantaron todo tipo de fantasmas manteniendo su portería a cero. Con sufrimiento, pero con garra. El filial se queda.

Decidió amarrar desde el inicio la vela chica. Planteó Juan Manuel un once sin Kirian y apostando por una defensa de cinco y con cemento en el centro del campo. Con Vallés en portería, Ismael, Alex Suárez, Fortes, Yeremi y Flaco en defensa, un centro del campo nutrido juntando a Fabio, Gopar, Carlos González y Josemi y con Erik Expósito como único punta. Pero poco le duraría la formación, ya que a la media hora el delantero tinerfeño pedía el cambio por lesión y en su lugar entraría Rober.

Y, además, todos los resultados de la teoría del ‘biscotto‘ se iban dando, acrecentando los nervios en el bando del filial. Y es que, pese a que el amarillo Asdrúbal Padrón adelantaba al Salamanca en Vigo, pronto llegaría el empate del filial del Celta. Ya ganaban desde muy pronto el Internacional de Madrid y el Valladolid B, con lo que un gol del Atlético de Madrid B relegaba a Las Palmas Atlético a la promoción de descenso.

Pero el esquema del amaño no funcionaba porque el gol del Atleti no llegaba. El resto de partidos comenzaron a agitarse con goles. El Salamanca, que se veía jugando el playout, se rehizo en Vigo y anotó el segundo gol para los charros, que le daría la permanencia a la UD. Al Internacional de Madrid le empataban en casa y la tranquilidad reinaba para Juan Manuel y los suyos que, además, mantenían a cero su portería.

Kirian entraría en la segunda mitad para aguantar el balón lejos de la portería amarilla en los últimos 25 minutos y Juan Rodríguez haría lo propio en los últimos compases. No se cansó de correr y batallar un filial que lo ha pasado mal durante el curso, pero que vuelve a obrar el milagro de la permanencia en la categoría de bronce.

Finalmente, la promoción por el descenso la jugará el Celta B, que no supo amarrar un punto pese a jugar en casa, y porque el Inter de Madrid logró un agónico gol en los últimos minutos de su encuentro ante el Guijuelo

Toca celebrar, descansar en verano y replantear el proyecto de un filial que seguirá compitiendo en Segunda B pero cuyo modelo está en pleno de debate de renovación.

Compartir
Artículo anteriorQuique Setién deja de ser entrenador del Real Betis
Artículo posterior¡Salvados! (3-2)