Un pasillo y una cura de humildad

Compartir

Dos rivales que aprueban la teoría de que es más importante ganar la guerra que una sola batalla. Lo que sucedió en la primera vuelta fue una piedra en un camino inmaculado de una plantilla que no partía como la clara aspirante al ascenso directo. Pero en esta categoría no solo vale con reunir nombres como si del modo ‘leyenda’ de la Play Station se tratase. Osasuna hincó la rodilla en el Gran Canaria y se repuso del bofetón como solo los campeones saben. Con trabajo y un proyecto definido. 

Nadie tiene claro cómo acabará el partido tras los 90 minutos. Puede resultar una cita más típica de un compromiso de solteros contra casados o puede aflorar la competitividad a modo de reivindicación. Pero sí se sabe cómo comenzará todo: con la UD Las Palmas homenajeando con un pasillo a un equipo que ha actuado más de lo que ha hablado y cuyo fruto es un ascenso temprano. Sin presumir de mejor plantilla de la categoría ni tener un presupuesto abusivo sobre el resto. Desde la humildad.

Lo que suceda cuando el árbitro pite el inicio del duelo va a ser prácticamente lo de menos. La UD es el invitado de lujo de una fiesta en la que nadie le ha invitado, pero donde algunos de sus integrantes quieren demostrar que pueden dar el relevo generacional a una quinta abocada al fracaso.

Pepe Mel ha vuelto a reclutar para la causa a los  canteranos en los que más confía: Robaina, Cedrés y los dos guardametas del filial ante la ausencia de un Nauzet Pérez que ya podría haber disfrutado de sus últimos minutos con la elástica de la UD. Un esquema con bandas favorecería al ex del Real Madrid, mientras que repetir formación con cuatro centrocampistas significaría que el hijo del mítico futbolista canario repetiría titularidad.

Y no hay que ser excesivamente astuto para darse cuenta de que el técnico está ya haciendo su criba particular de cara al próximo curso. O, al menos, lanzando constantes indirectas a Ramírez y Maiorino. Ni rastro hay en las convocatorias de Srnic, Deivid o Dani Castellano. Las reapariciones de Cala y Momo, sin ritmo de competición, han relegado de forma definitiva a los sentenciados.

Hay quien echa de menos un mayor banco de experimentos por parte de Pepe Mel. Los Kirian, Carlos González, Fabio, Fortes y compañía que han estado a sus órdenes esta semana se quedan en casa. Aún queda la despedida en casa ante el Almería el próximo fin de semana. Un último ensayo ante su afición donde demostrar que la el talento canario sigue muy vivo. Antes, toca seguir demostrando orgullo ante Osasuna. El que debe ser su espejo para el próximo curso. Pero, en esta UD, todo reflejo se distorsiona con facilidad.

CA Osasuna: Rubén; Nacho Vidal, Carlos Clerc, David García, Aridane; Rubén García, Roberto Torres, Kike Barja, Fran Mérida; Oier y Juan Villar.

UD Las Palmas: Josep Martínez; Lemos, Curbelo, David García, De la Bella; Galarreta, Timor, Cedrés, Fidel; Rubén Castro y Sergio Araujo.

Árbitro: Domínguez Cervantes (Comité andaluz)

Estadio: Estadio El Sadar, 17:00 horas. Retransmitido por TV Canaria y comentado por udlaspalmas.NET.