Benito y Cedrés, pasión por el escudo y dos flechas para Mel

Compartir

Las dos bandas de la UD Las Palmas tienen este año acento canario. Ambos canteranos deberán pelear con Drolé y Srnic por un puesto como extremos titulares, pero parten con la confianza de Pepe Mel. Criados en la casa amarilla, por fin les llega la oportunidad de tener una ficha en el primer equipo y demostrar su valía.

Benito Ramírez y Cristian Cedrés suponen un soplo de aire fresco para aquellos que reclaman mayor protagonismo de la cantera en el primer equipo. Si Pepe Mel se ha caracterizado por algo desde su llegada es por no temblarle el pulso a la hora de nutrirse de meritorios de la fábrica amarilla, y ambos futbolistas representan a la nueva hornada de canteranos en el primer equipo y cumplen la premisa deseada por el entrenador: rapidez por la banda y orgullo por los colores.

Los dos protagonistas han concedido hoy entrevistas a los medios de comunicación desplazados a la concentración en Marbella. Y ambos coinciden en su apunte final: pese a la rebaja de pretensiones que se difunde desde la directiva, ellos son ambiciosos y afirman que sueñan con conseguir el objetivo del ascenso a Primera.

Cedrés, en las líneas de Canarias7, apunta lo que cree que puede aportarle a la plantilla: «Intensidad y lucha. Soy un futbolista que no para de correr. Habrá partidos que serán buenos y otros malos, pero, eso sí, no pienso bajar nunca la cabeza. Voy a querer siempre más». Además, subraya que siempre ha sido diferente al prototipo de futbolista insular: «Yo prefería ser rápido, correr a la espaldar o encarar. Cada uno tiene sus cualidades. A mí me dijeron que trabajase esto y es lo que hice», añade.

Además, comparte con los lectores el sueño que está cumpliendo desde que era pequeño: «El fútbol es una montaña rusa. Sube y baja pero, cuando llegas y te paras a pensar que has llegado al equipo de tu tierra, al que ama tu familia, es un sueño. Por este escudo voy a sudar sangre, me voy a dejar la vida. Yo se lo dije a mi familia. Tengo pánico a coger aviones y aquí hay que cogerlos cada dos semanas. Esto es lo que hay. Por este equipo, todo».

Por su parte, Benito tuvo que ganarse en el Rayo Majadahonda el curso pasado la oportunidad de volver a ser importante en la UD: «Vengo de un año que a nivel personal me ha servido para crecer y mejorar. Ahora estar en Las Palmas es un nuevo reto para poder demostrar y ofrecer lo que he cogido este año en Segunda División», destaca en La Provincia.

Tras despuntar en los encuentros de pretemporada, Pepe Mel ha señalado en sala de prensa que debe corregir algunos aspectos. «Él siempre me dice ‘hazme caso, hazme caso’. Pues yo creo que haciéndole caso a él y entendiendo el juego que quiere para el equipo podemos hacer un gran año», incide.

Especialmente es en el disparo a portería donde el técnico cree que debe atraverse más: «Sí, es verdad que siempre me lo dice mucho, tanto en los entrenamientos como en los partidos, que una vez esté cerca del área que aproveche un poco más mi disparo. En eso tiene razón, pero bueno, para eso está la pretemporada y los partidos de preparación», sentencia un futbolista para el que sería «un honor» heredar el número 11 de Momo.