Rubén Castro apunta a perderse su propio partido homenaje

Compartir
Pepe Mel abraza a Rubén Castro en su etapa en el Real Betis / 1 Football Sport

Una lesión que llegó en el momento más inoportuno para el futbolista… y para sus fieles devotos verdiblancos. El delantero, máximo goleador de la historia del Betis, sufre una tendinopatía en los isquios y, pese a que ya toca balón, apunta a no poder saltar al césped mañana en el emotivo homenaje que el club sevillano le ha preparado en el Benito Villamarín.

Era el duelo más esperado del verano para los aficionados del Real Betis. Uno de los ídolos de la parroquia, el que en más ocasiones ha abrazado a la grada tras perforar la portería contraria en el Villamarín, iba a recibir un tributo estando aún en activo en la que podría ser la última vez que pise el césped hispalense como futbolista profesional. Sin embargo, por lo caprichoso del destino, el ariete suma una semana sin trabajar junto a sus compañeros y la cautela primará sobre lo emotivo en el día de mañana: todo indica que no tendrá minutos en el partido.

Y es que, desde que Rubén Castro se lesionara en el calentamiento previo al primer test estival en Gran Tarajal, su pretemporada se ha dificultado hasta el punto de no haber disputado ni un solo minuto en los amistosos y de recaer hace siete días. Aprovechando su estancia en Andalucía, aprovechó para tratarse con su médico de confianza en Sevilla, quien le diagnosticó la tendinopatía isquiotibial que le trae por la calle de la amargura.

Como se apunta en La Provincia, desde el club prefieren no forzar al delantero en la noche de mañana, en el que será el test de mayor calibre para el equipo en la pretemporada, y reservarlo para el estreno liguero ante la SD Huesca. La ausencia de Araujo deja huérfana la zona de ataque y Mel necesita los goles de Rubén para cimentar su proyecto 2019/20.