Los amarillos ante el Almería, uno por uno

Compartir

UNO X UNO | Consulte las notas de los amarillos en el partido ante el Almería. La UD fue muy inferior al equipo rojiblanco .

Josep (3). Deslumbrado. Dio la sensación de poder hacer algo más en el primer gol. No pudo hacer nada en el segundo. Se le nota nervioso en algunos momentos y en el tercero dejó su palo abierto.

Eric Curbelo (4). Duro. Volvió a ver cartulina amarilla y hoy estuvo en la línea de toda la defensa. El Almería fue superior y el lateral lo sufrió.

Mantovani (4). Condicionado. Vio una tarjeta en la primera parte que luego le condicionó a la hora de fajarse con Sekou. No fue el mejor partido del hoy capitán.

M. Lemos (4). Superado. No pudo ganar casi ningún duelo con Sekou. Es una grata noticia que haya aguantado los 90 minutos en el puesto de central, donde mejor rinde.

Dani Castellano (3). Desbordado. No pudo parar las acometidas por la banda derecha del Almería.

Javi Castellano (4). Justo. Tuvo 55 minutos para tratar de suplir las ausencias en el centro del campo. Su partido de hoy no le llevará a la titularidad.

Galarreta (2). Intrascendente. Fue un espejismo. No influyó en absoluto en el centro del campo.

Kirian (4). Voluntarioso. De los pocos en intentar mirar hacia adelante hoy, aunque en ningún momento se hizo el dueño de la medular.

Cedrés (5). Incompleto. No termina de traducir sus movimientos y su buena voluntad sobre el terreno de juego en acciones de peligro. Fue el que más lo intentó.

Álvaro Lemos (5). A medias. Lo intenta como siempre pero no termina de conectar uno de esos centros peligrosos que generen peligro. Sustituido a falta de media hora.

Pekhart (4). Aéreo. Fue el objetivo de muchos pases que buscaban la cabeza del gigantón checo. Se fajó como el que más en la primera mitad pero no consiguió generar prácticamente nada.

Narváez (4). Perdido. Los narradores del partido prácticamente ni lo nombraron en su debut.

Drolé (3). Precipitado. Cayó en numerosos fueras de juego y vio una amarilla por una dura entrada.

Rubén Castro (SC).

Compartir
Artículo anteriorEl plan B fracasa y la UD ya coquetea con el descenso (0-3)
Artículo posteriorNiños contra hombres