Mauricio Lemos suspende su primera audición

Compartir

Si hubiera un casting para suplir la lesión de Mantovani, Mauricio Lemos habría suspendido la primera audición. El uruguayo, que aún no termina de encontrar el tono físico y mental idóneo para la competición, fracasó con estrépito ante el Fuenlabrada en defensa y deja abierta un incógnita para La Romareda: ¿Seguir confiando en él o darle la alternativa o los menos habituales?

Poco parece quedar del defensa que enamoró en la isla desde su aterrizaje en el mercado de invierno en la UD de Quique Setién en el regreso a la Primera División. Un central poderoso en la zaga, que no dejaba dudas en el juego aéreo y que, como premio, veía portería con facilidad.

La cesión a Italia de Mauricio Lemos estuvo más motivada por lo extradeportivo que por lo meramente futbolístico: el central necesitaba cambiar de aires después de estancarse y ser foco de las críticas de la afición amarilla en mitad del año que acabó con la UD descendiendo nuevamente al infierno de la Segunda División. Sin embargo, fue poco fructífera en minutos, calidad y sensaciones.

Tras su regreso este verano, Pepe Mel se salió con la suya y logró convencer al club y al jugador de que permaneciera en la isla para volver a ser importante. La reciente lesión de Mantovani le devolvió la oportunidad de ser titular indiscutible en el eje de la zaga el domingo ante el Fuenlabrada… pero el uruguayo no la aprovechó. Torpe en la acción del penalti y lento en otras acciones defensivas, fue protagonista en lo negativo de la goleada que sufrió la UD en casa ante un recién ascendido.

Ahora, tras la lesión de Álvaro Lemos, Eric Curbelo será el titular en el lateral derecho, por lo que la competencia para el charrúa se ciñe a dos centrales prácticamente inéditos este curso como Deivid y Álex Suárez. ¿Les dará la alternativa Pepe Mel a alguno de los futbolistas canarios o le dará continuidad a un Mauricio Lemos que necesita confianza? La Romareda será un test de máxima exigencia y la ‘obsesión’ del entrenador no puede permitirse volver a fallar.