La UD continúa en medio de la tormenta (2-1)

Compartir

Después de hacerlo en Ponferrada o Lugo, tocaba romper la maldición de un campo como Anduva. Y las cosas parecían marchar encaminadas en el primer cuarto de hora, pero desde entonces la UD fue un juguete en manos del Mirandés, que pudo golear a un equipo totalmente desdibujado. Nueva derrota con la que los insulares solo suman un punto de los últimos quince en juego.

La vuelta de Pedri fue un bálsamo para Pepe Mel, que contaba con tantos futbolistas sanos como lesionados por enésima vez esta temporada. Continúa la tormenta para el preparador amarillo, que hoy tuvo que volver a cuadrar un puzzle para no superar las fichas máximas del filial en el terreno de juego con el debut de Dani Flaco.

El esquema de la UD hoy era una mezcla de nombres reconocibles y otros que deben trabajar para ganarse un puesto. Valles en portería, Curbelo y Dani Flaco por las bandas, Lemos y Deivid de centrales, Javi Castellano y Kirian en el eje, Galarreta por la derecha, Narváez por la zurda, Pedri de enganche y Thomas Pekhart para el gol. Un once de circunstancias extremas.

La UD salió hoy con el deseo de dominar. Y lo hizo en el primer cuarto de hora gracias a los detalles que día sí; día también, muestra Pedri González. No le hizo falta ni tocar el balón para, con un amago, dejar a Pekhart mano a mano con el portero local antes de que se cumpliera el minuto 10 en Anduva. La segunda jugada le cayó a Narváez en el pico del área, que acomodó el cuerpo de forma exquisita para que su derechazo dibujara una rosca imparable hacia la escuadra contraria. Un gol de bella factura con el que el cafetero se estrenaba con la casaca amarilla.

La ventaja estuvo a punto de doblarse tan solo dos minutos después, cuando, después una jugaba fantásticamente elaborada, el rechace le cayó a Pedri y el tinerfeño la mandó al fondo de la portería. Tan solo un fuera de juego previo de Pekhart impidió que el tanto subiera al marcador. A partir de ahí, tocó bajar al fango en un partido que dio un giro.

Mientras que el Mirandés subía revoluciones, la UD iba perdiendo metros y ganando en amonestaciones. Dani Flaco pagó la novatada y fue el primero en ver la amarilla para seguir jugando al límite de la expulsión a partir de ese momento. Kirian, que se perderá el próximo encuentro, y Deivid, también la vieron en la primera mitad. Cuando el partido parecía llegar al descanso con ventaja, llegó la deflagración.

Tres minutos de malas decisiones condenaron a una UD que firmaba con sangre llegar a vestuarios con ventaja. Un balón perdido en el centro del campo acabó con un despeje centrado de Curbelo, al que le siguió acompañando la desdicha: un remate flojo y centrado de Iñigo Vicente golpeó en el lateral y despistó a un, hasta el momento, muy seguro Álvaro Valles.

Empate al borde del descanso, pero aún llegaría lo peor con una internada por la banda izquierda que superó a toda la línea defensiva de la UD. Dani Flaco se vio superado por el corpulento Malsa, que disparó a bocajarro y el rechace de Valles lo aprovechó Marcos André. 2-1 y una cara de tontos que no se podía disimular de camino al vestuario.

Un títere en manos del Mirandés

La UD salió a disputar la segunda mitad con la cabeza gacha. Por momentos, el Mirandés zarandeó a los hoy visitantes, que se vieron superados en muchas fases del partido, momentos en los que Guridi bailaba con los centrocampistas a modo de súperestrella.

No generó una ocasión clara durante 40 minutos la UD. Mientras el Mirandés perdonaba a los de Pepe Mel en cada ataque, en el que ridiculizaba al eje defensivo amarillo en cada balón que superaba la medular. Solo Narváez, el más enchufado en el día de hoy, parecía buscar el empate. Las amonestaciones forzaron los cambios en la UD, pero ni Maikel Mesa, ni Fortes ni Cedrés mejoraron la imagen de los amarillos.

No se le pueden reprochar las ganas a algunos futbolistas, que se esmeraban por llegar con más corazón que fútbol a por el gol del empate tras cada vida que perdonaban los de Iraola. Pero si Pedri desaparece, la UD está vacía de talento. Y si la defensa vuelve a romperse como un coladero, es imposible mantener el control de un partido que se perdió con justicia. Sigue la tormenta para la UD. Mucho tiene que escampar.

CD Mirandés: Limones; Carlos Julio, Cristian G, Odei, Franquesa; Malsa, A. Sánchez, Iñigo Vicente (Merquelanz, 67′), Guridi, Álvaro Rey (Álvaro Peña, 88′) y Marcos André.

UD Las Palmas: Álvaro Valles; Eric Curbelo, Deivid, Mauricio Lemos, Dani Flaco (Fortes, 60′); Javi Castellano, Galarreta, Kirian (Maikel Mesa, 55′), Pedri, Narváez y Thomas Pekhart.

Goles: 0-1, Narváez (9′), 1-1, Iñigo Vicente (43′), 2-1, Marcos André (46′)

Árbitro: Miguel Ángel Ortiz Arias (Comité madrileño). Amonestó a Dani Flaco (26′), Kirian (32′), Deivid (39′), Curbelo (67′), Lemos (74′), Antonio Sánchez (81′), Malsa (84′), Javi Castellano (86′)

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de La Liga Smartbank que enfrentó al CD Mirandés y a la UD Las Palmas.