El regreso de Mantovani urge ante el caos de Anduva

Compartir

Más allá de los dos goles encajados, las sensaciones de la línea defensiva de la UD Las Palmas del pasado domingo fueron de las peores de la temporada. El Mirandés penetraba como cuchillo en mantequilla con una facilidad pasmosa. Deivid y Mauricio Lemos perdieron el ritmo en la segunda mitad y los laterales de urgencia tampoco tuvieron su mejor día. 

La UD logró salir airosa durante un mes de la plaga de ausencias importantes con las que contaba el equipo. Sin Rubén Castro, Araujo, Benito, Raúl Fernández, Maikel Mesa y compañía, los amarillos lograron encadenar una racha de victorias, juego ofensivo y solidez en la retaguardia más que convincente. Pero la cara ha cambiado de forma radical.

Y es que hay ausencias y ausencias. Muchos achacaron la de Pedri como decisiva a la hora de que los resultados dejaran de acompañar en las últimas semanas. Pero se da la circunstancia de que, en el mismo partido en el que se truncó la racha, Martín Mantovani se rompió antes del descanso. Una lesión que dejó una vacante más que notoria a partir de la visita al Carranza.

El argentino estaba cuajando sus mejores partidos desde su aterrizaje en la isla y estaba consolidado como el jefe de la zaga junto a Aythami Artiles. Un líder nato dentro y fuera del vestuario. Sin Mantovani y sin el de Arguineguín, Mel alineó este pasado fin de semana a Deivid y Mauricio Lemos en el eje. El uruguayo, una apuesta firme del técnico, volvió a decepcionar. La tarjeta amarilla que vio acarrea suspensión, por lo que se une a la lista de bajas para recibir al Oviedo.

Si se cumple el guión previsto, el nuevo ‘5’ de la UD Las Palmas regresará a la titularidad esta próxima jornada. El argentino ya se entrenó con total normalidad la pasada semana, pero no tuvo minutos en Anduva por precaución. Su regreso, pese a ser menos mediático que el de Pedri o el de Viera, es igual de necesario.

Compartir
Artículo anterior4 noticias de la UD Las Palmas para desayunar este martes
Artículo posteriorJonathan Viera, un analgésico para la crisis