Pedri, en el radar de la Selección Española sub-21

Compartir

Pedri González sigue superando barreras impropias para su edad. El tinerfeño, que acaba de cumplir 17 años, volvió a enamorar con su fútbol el pasado domingo y vuelve a estar en boca de todos. Luis De la Fuente, seleccionador nacional sub-21, ha sido el último en hablar de él en una entrevista concedida al Diario La Provincia.

Imaginar a Pedri con la sub-21 no es algo descabellado pese a los escalones que le quedan por dar a su corta edad. Así lo asegura Luis De la Fuente, máximo responsable de dicha selección, que ha charlado con los compañeros de La Provincia sobre la actualidad del fútbol español y, por supuesto, la figura del tinerfeño ha sido protagonista en la conversación.

«Pedri es un fenómeno, tiene unas condiciones excepcionales. Es muy joven, como Ansu Fati, pero hemos demostrado en la Federación Española de Fútbol que no nos tiembla el pulso cuando hay que alinear a un jugador joven con talento, con potencial. Y Pedri es otro de los llamados a ser muy importante en el fútbol español. […] Ansu Fati ha jugado con 17 años en la selección sub 21 porque ha demostrado que tenía potencial para hacerlo y Pedri yo pienso que también. Si sigue con esta progresión, por supuesto que va a estar», ha explicado el técnico.

De La Fuente no se corta en elogios hacia el futbolista canario: «Es de esos jugadores que están tocados por la varita de Dios, especiales. Tiene un talento natural que le permite afrontar las situaciones más extremas y dificultosas con naturalidad, como si fuera fácil. Lo que hace falta es que siga con esa proyección», pero evita comparativas con Andrés Iniesta. «Pedri es un jugador más de ataque, de finalización, de último pase, de llegada. Igual Andrés se sentía más cómodo entre líneas y en posiciones más intermedias», apunta.

Por último, al respecto de los jugadores de la UD Las Palmas en dinámica con la selección, el técnico se refirió a Josep Martínez y su lance ante el Alcorcón previo a su última convocatoria con la sub-21: «Hay un proceso que se da en todos los jugadores que vienen a la selección, y es que crecen mucho porque a nivel emocional y psicológico les refuerza. Entonces, cualquier situación que puedan vivir en su club, como esa desagradable, que lo fue, la dejan atrás porque se transforman», describió De la Fuente.