Viera ejecuta, Valles se luce y la UD convence (0-1)

Compartir

Con el mono de trabajo también se puede ganar. La UD Las Palmas regaló hoy la mejor cara de sus dos versiones; la que se lanza al ataque con brillo y asociaciones y la que en defensa cierra los espacios para los rivales. Viera, de penalti, puso a los amarillos con ventaja. Álvaro Valles se encargó de poner el broche de oro y los de Pepe Mel se vuelven con el trabajo cumplido.

Lo que funciona no se toca. Una premisa que asume siempre como propia Pepe Mel y que puso en práctica en el Francisco De la Hera. Solo un cambio respecto a la buena imagen ofrecida ante el Oviedo, la entrada de De la Bella, por Srnic, lo que desplazaba a Benito Ramírez al extremo derecho a pie cambiado. Las balas del serbio se agotaron y ahora será muy complicado sacar al aldeano del once.

Los primeros 25 minutos del encuentro rompieron casi todos los tópicos posibles. Se podía esperar un partido de poco fútbol, como sucederá en muchas las Apuestas al campeon de la Eurocopa 2020, de balonazos y de contadas llegadas al área. Nada más lejos de la realidad. Y es que Benito estuvo a punto de abrir el marcador a los dos minutos tras un buen saque de Valles, y antes de que el reloj marcase los 10 de partido, Narváez quiso repetir por tercera jornada consecutiva el golazo de interior a la escuadra larga. Solo un gran Casto lo impidió. En el córner, el propio cafetero falló a portería vacía.

El conjunto local comenzó a estirarse con el paso de los minutos, creando peligro principalmente por su flanco zurdo y obligando a la zaga amarilla a emplearse a fondo en varios centros laterales. La primera gran ocasión para los extremeños llegó en un ataque rápido que finalizó Nono con un disparo cruzado que un soberbio Álvaro Valles despejó a córner. Antes, Casto había hecho lo propio con un aviso de Jonathan Viera de falta directa.

Mantovani, que vio tarjeta muy pronto y que cometió un par de torpezas impropias de su veteranía, enmendó sus errores salvando el primero del partido tras un córner. Jugada de estrategia de los locales que acabó con un remate a bocajarro que el argentino limpió bajo palos.

Cuando el partido comenzó a aletargarse, el mago frotó la lámpara. Al borde del descanso, Jonathan Viera se inventó un reverso de fantasía dentro del área tras combinar con Benito. La zaga pudo frenar al ’21’, pero el rechace lo capturó, más avispado que nadie, Benito para forzar un penalti muy claro. Viera, tras el suspense del VAR, no tembló y la mandó a guardar justo antes del intermedio. Una ventaja trabajada, pero quedaban otros 45 minutos para no quitarse el mono.

Valles echa una mano; el VAR, otra

Con un escenario favorable se plantó la UD en la segunda mitad, con ese dilema siempre presente de cómo gestionar un 0-1 en campo contrario: evitar el gol rival por todos los medios o buscar el segundo para la tranquilidad. En ese alambre se movió durante toda la segunda mitad, una vez superado el primer susto.

Y es que no se habían cumplido los ocho primeros minutos de la reanudación y el Extremadura ya había visto puerta. Tras una falta lejana, el rebote en segunda jugada le cayó a Ledesma, delantero ‘tanqueta’ que acababa de ingresar en el partido. Una volea imparable del punta besó el fondo de las mallas. Un bazokazo en toda regla. Nadie protestó la jugada y la UD se disponía a sacar de centro, pero el VAR entró en juego para señalar un fuera de juego posicional de un atacante que ensuciaba la visión de Valles. Se deshizo el nudo de la garganta y el encuentro siguió por su cauce con 0-1.

Lo intentaron con disparos tímidos Viera, Galarreta y Benito, pero la sentencia no llegaba. Y entonces llegó el minuto de oro de Álvaro Valles. Protagonista de los debates entre semana, los enterró de un manotazo. Una palomita prodigiosa tras un cabezazo de Pinchi picado y pegado al palo que mantuvo con vida a los amarillos. Se disfrazó de ángel el andaluz y se ganó el cielo.

Echado el cerrojo, le tocó el turno a la UD de defender con todo e intentar aprovechar las contras, pero las fuerzas no acompañaron tanto en ataque como en la defensa, imperial en la última media hora para evitar que el Extremadura generase más ocasiones. Javi Castellano brilló en el descuento y Mantovani fue expulsado en el último minuto. Una pérdida notable para la próxima jornada, pero con 3 puntos duele menos.

Extremadura:Casto; Granero, Rueda (Ledesma, 50′), Pardo, Bastos, Alex Díez; Rocha, Zarfino, Nono, Sergio Gil (Valverde, 59′) y Pinchi (Pastrana, 71′).

UD Las Palmas: Valles; Eric Curbelo, Mantovani, Aythami, Benito; Javi Castellano, Galarreta, Benito (Cedrés, 72), Pedri, Viera (Srnic, 67′) y Narváez (Maikel Mesa, 87′).

Goles: 0-1, Viera, de penalti (43′);

Árbitro: Gorka Sagues Oscoz (Comité vasco). Amonestó a Pardo (16′), Mantovani (19′), Granero (30′), De la Bella (39′), Curbelo (51′), Javi Castellano (54′), Galarreta (73′), Aythami Artiles (74′), Zarfino (89′). Expulsó a Mantovani por doble amarilla en el 94′.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de La Liga Smartbank que enfrentó al Extremadura UD y a la UD Las Palmas.