La UD de Viera es un huracán (3-1)

Compartir

El show debe continuar. Y no tiene pinta de parar si la UD mantiene a sus principales activos en este mercado de invierno. Desde que recuperara jugadores y se volvieran a juntar Viera y Pedri sobre el terreno de juego, la sensación es que este equipo es casi imparable. La influencia del ’21’ quedó patente de nuevo con dos nuevos goles con los que ya llega a dobles cifras en la temporada. La UD se dio un nuevo festín en casa y mira hacia arriba.

Sigue apostando Pepe Mel por un once reconocible y que la afición puede recitar de memoria salvando las ausencias obligadas. Y es que respecto al bloque de las dos últimas victorias los cambios han sido mínimos, y hoy las circunstancias demandaban que Deivid y Mauricio Lemos – que sigue estando por delante de Álex Suárez – ocuparan los puestos de centrales con las sanciones de Mantovani y Aythami Artiles.

Y el equipo repitió el mismo arranque que ante el Oviedo: metiéndole el miedo en el cuerpo al rival desde el minuto 1. Eso sí, esta vez no pudieron convertir la primera llegada en gol, protagonizada por la sociedad que forman Viera y Pedri y que el tinerfeño resolvió con un zurdazo que rozó el exterior de la red. Benito, muy activo como siempre, también tuvo la suya antes de los diez minutos con una arrancada desde la derecha marca de la casa y con un disparo cruzado con rosca que rozó la escuadra.

La UD parecía dominar el partido, pero el conjunto soriano quiso reivindicarse sobre el césped y lo hizo con diez minutos en los que encerró a los amarillos, que despejaron varios centros laterales y que vieron cómo Álvaro Valles volvía a echar el cerrojo en una jugada muy peligrosa encabezada por Moha. Pero, en el momento menos esperado, llegó la acción que marcaría la primera mitad.

Y es que tras una cartulina provocada por el aldeano, un quebradero de cabeza por su banda, una falta botada por Viera sin aparente peligro fue despejada a córner con el codo por Kako. Sin nadie que le presionara y de una forma incomprensible, pero el futbolista rojillo ni protestó la jugada absurda de la jornada. Demasiado fácil para Jonathan Viera, que no tiró el mejor penalti de su carrera – centrado, a media altura y sin fuerza – pero que anotó su noveno gol del año.

Y lo mejor estaba aún por llegar. Casi nadie como Juanjo Narváez encarna la mejoría de la UD Las Palmas en las últimas fechas. El cafetero, que se siente como pez en el agua partiendo desde la izquierda, recibió un balón por ese flanco, recortó hacia el interior y, desde 25 metros, soltó un derechazo cruzado que, a ras de suelo, besó el fondo de las mallas sin que Barrio pudiera hacer nada. El teléfono de Juanjo volvió a sonar con otra obra de arte firmada desde Colombia.

La décima de Viera

La UD volvió a entrar al terreno tras el paso por vestuarios con una marcha más que el Numancia. La figura de De la Bella comenzó a emerger tras una primera parte más timorata, y las combinaciones por la banda entre Pedri y Viera hicieron el resto. En menos de cinco minutos, tres aproximaciones de mucho nivel y con peligro para la portería soriana estuvieron a punto de ampliar la diferencia a favor de los amarillos.

La joya tinerfeña estaba empeñada en poner el gol de la sentencia y no paró de intentarlo. No había antídoto en la zaga visitante cuando se buscaban – y se encontraban – Galarreta, Benito, Pedri y Viera, y fue el ’28’ quien en dos ocasiones trató de finalizar los ataques sin éxito.

Pero el que iba a rematar la faena iba a ser el de casi siempre. A quince minutos para el final, un imperial Javi Castellano cortó un balón en campo contrario. El esférico lo controló Viera, que abrió para el mano a mano de Narváez, que le pegó fuerte, pero centrado. El rechace del portero lo cazó el ’21’ para firmar su décima sinfonía de la temporada y desatar los gritos de ‘Viera, quédate’ desde la grada.

La fiesta no pudo completarse con la portería a cero. Escassi quiso meter el miedo en el cuerpo a los amarillos con un lanzamiento magistral de falta directa que se coló en la portería de Valles tras tocar el palo con virulencia. Es el primer tanto que recibe la UD con Viera y Pedri juntos sobre el campo. Se rompe la estadística, pero no se empaña: 16 goles a favor por solo uno en contra. Y, lo que es mejor, la sensación de que, con ellos, la UD es un ciclón imparable. Que siga la fiesta.

UD Las Palmas: Valles; Eric Curbelo, Deivid, Mauricio Lemos, De la Bella; Javi Castellano, Galarreta (Kirian, 75′), Viera (Maikel Mesa, 89′), Pedri, Benito y Narváez.

CD Numancia: Barrio; Héctor H., Escassi, Derik, Calero (Guillermo, 79′); Vidorreta, Kako (sola, 57′), Marc Mateu; Nacho (Noguera, 46′), Moha e Higinio.

Goles: 1-0, Jonathan Viera de penalti (26′); 2-0, Narváez (37′); 3-0, Jonathan Viera (74′); 3-1, Escassi (80′)

Árbitro: Álvaro Moreno Aragón (Comité andaluz). Amonestó a Marc Mateu (12′), Escassi (24′), Deivid (42′), Nacho (45′), Javi Castellano (67′), Kirian (79′), Vidorreta (89′) y Benito (89′).

Incidencias: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de La Liga Smartbank que enfrentó a la UD Las Palmas y al CD Numancia.