Fede Varela: «El vestuario sueña con subir a Primera»

Compartir
Foto: Tiempo de Canarias

Empezó con magníficas sensaciones, pero una pequeña lesión interrumpió su avance con su nueva camiseta. Fede Varela ha despertado ilusión en este mercado de invierno en la UD Las Palmas, y ha concedido una entrevista para Tiempo de Canarias en la que muestra las sensaciones tras su aterrizaje en la isla.

El argentino Fede Varela, cedido por el Leganés hasta final de temporada, refleja optimismo en cada una de sus palabras. «El tiempo, la gente, el vestuario que es muy sano, las instalaciones que son espectaculares… Aquí le facilitan las cosas a los jugadores para que solo se preocupen de jugar al fútbol. El cuerpo técnico también. Estoy muy contento y motivado para hacer cosas lindas en la UD«, indica al ser preguntado por su adaptación.

El mediapunta, que en Fuenlabrada regaló 15 minutos de mucho talento pero que no pudo ser de la partida ante el Zaragoza por molestias físicas, se muestra ambicioso con sus objetivos personales y colectivos: «La UD es el equipo ideal. Quiero ser importante, tener minutos y romperla en estos seis meses para llevar al equipo lo más alto posible y soñar con el ascenso. Están todas las condiciones en camino para lograrlo», subraya el argentino.

«No vengo a perder el tiempo. Tengo seis meses para romperla, agarrar ritmo, jugar y agarrar los máximos minutos posibles. A nivel personal, desde el club nadie me puso presión, pero el vestuario sueña con subir a Primera», explica Varela. Un discurso común entre los futbolistas pero que choca con el de la directiva, que siempre resalta que la primera meta del equipo es la de la salvación.

El nuevo futbolista amarillo recalca que no quiere comparaciones con Viera por que «él es un símbolo para el club». «Soy Fede Varela y vengo a demostrar mu juego en el campo», añade. Además, describe a Pepe Mel como «un entrenador espectacular», y apunta que Roque Mesa y Benito fueron grandes apoyos a la hora de decidirse por la UD: «Me dijeron que, una vez estuviera aquí, no me querría ir», sentencia.