Un accidente de Ortolá da la victoria a la UD en el derbi (1-0)

Compartir

La UD Las Palmas ganó el derbi canario en la noche de hoy por un error escandaloso del portero del CD Tenerife, Ortolá. Partido trabado, intenso y con pocas ocasiones el vivido en el Gran Canaria que se decantaría por un accidente por parte del arquero blanquiazul. 1-0 en el marcador y tres puntos de oro para los de Mel.

El CD Tenerife salió a morder desde le primer segundo. Tres faltas duras en menos de 2 minutos evidenciaron que el ‘Tete’ saldría más enchufado que el equipo de Pepe Mel. En los primeros diez minutos de partido se vió a una UD endeble defensivamente, donde el CD Tenerife aparecía sabiendo el punto débil de la UD: las jugadas a balón parado. Fran Sol, Alberto o Bruno dejaron claras las intenciones de los blanquiazules rematando absolutamente todos los balones parados que había de cara a la portería de Álvaro Vallés.

El equipo de Mel seguía sin tener liderazgo en el partido y el CD Tenerife lo sabía. La posesión pasaba a ser del equipo de Fran Fernández, que triangulaba bien y buscaban rápidamente las bandas para poder conectar con Fran Sol. Rober intentaba aparecer pero sin éxito, el resto del equipo de Mel, totalmente desubicado en el terreno de juego.

En el minuto 33, una jugada por banda izquierda con centro, acabaría en la mano de Fabio. En primer instancia el árbitro pitaría penalti, pero, tras revisarlo y verlo en el VAR, se rectificó dando por córner la acción.  La primera parte terminaría con un disparo peligroso de Suso a la portería amarilla y otro disparo de Enzo Loiodice en el 46, el primero entre los tres palos de los amarillos.

La segunda parte empezaría con uno de los goles más extraños que se ha visto en el Gran Canaria. La UD se adelantaría en el marcador con un gol en propia de Ortolá, tras un centro de Rober que rechaza la defensa, se envenena el balón y, tras confiarse, el portero del CD Tenerife la mete en su propia portería. Inexplicable gol, pero Las Palmas se colocaba por delante cuando menos lo esperaba.

Partido distinto a partir de este hecho. Los de Mel se encontraban cómodos sin el balón y el Tenerife, como era de esperar, se acercaba cada vez más a la portería de Vallés. El equipo amarillo empezó a cambiar y a sentirse más sólido y confiado. No obstante, la peligrosidad del CD Tenerife a balón parado hacía temblar a la defensa.

Entrarían Maikel Mesa y Eric Curbelo para darle más empaque al equipo. Hasta ahora era un encuentro de poder a poder, donde el oficio se imponía al talento. La segunda parte seguiría sin grandes oportunidades por parte de ambos equipos.

En el minuto 77, un centro de Zarfino al segundo palo fue rematado por Jorge y parado con el cuerpo por Álvaro Valles. Una de las mejores oportunidades en el partido para los chicharreros de cara a empatar el encuentro.

Entrarían Kirian, Cedrés y Aridai en un triple cambio para darle refresco al equipo y el equipo fue defendiendo mucho mejor.

En el último minuto del encuentro, tras una falta de Álvaro Lemos, el CD Tenerife tendría la mejor ocasión del encuentro marchándose fuera el balón.

Tres puntos de oro en un derbi canario complicado y trabajado. Los de Pepe Mel no tuvieron brillo, pero un error de Ortolá le dio los tres punto al equipo amarillo.