Incapaces en la ratonera de Anduva (1-0)

Compartir

Paso atrás de la Unión Deportiva Las Palmas. Un claro penalti de Murillo en el minuto diez y su posterior expulsión hipotecaron a un conjunto amarillo que puso ganas, pero que se vio superado en las áreas por el Mirandés. No tuvo ideas y no inquietó a la portería contraria nunca. Las Palmas pone su temporada en manos de la Ponferradina, que mañana podría superar a los amarillos en la clasificación a falta de dos jornadas. 

Momento en el que Murillo comete penalti sobre Díaz de Cerio / DAVID PIRÓN ORAÁ
Momento en el que Murillo comete penalti sobre Díaz de Cerio / DAVID PIRÓN ORAÁ

Un derrota irresponsable, enormemente negativa y que podría tirar por la borda la temporada. Las Palmas se jugaba el todo por el todo en Anduva y no apareció. Le pudo jugar en inferioridad numérica desde el minuto 30 y un penalti absurdo cometido por Jeison Murillo nada más comenzar el encuentro. Con ese condicionante, Las Palmas no pudo ni remar. Solo las intervenciones de Mariano Barbosa evitaron una goleada soberana en Miranda de Ebro. La decepción es mayúscula.

Comenzó el encuentró con un Mirandés siendo un auténtico bombardero. Llovían balones de todos los colores desde los costados, obligando a emplearse a fondo a la defensa por alto. El poderío del cuadro mirandesista era palpable por alto, y en un balón cruzado llegaría la jugada que determinaría el encuentro.

Hipoteca insalvable

Díaz de Cerio recibió desde la izquierda un balón dentro del área, tuvo oportunidad de bajarla con calma, dribló hacia su izquierda y encontró el penalti. Murillo, excesivamente confiado, había tratado de frenar su internada cometiendo un penalti absurdo. Muneta engañaría a Mariano Barbosa, el mejor de los amarillos en Anduva, para hacer el único tanto del encuentro.

Las Palmas trató de estirarse desde un centro del campo con poca creación. Con Nauzet y Momo en banda se sucedieron varios centros que no encontraron rematador. Simplemente, porque no existe un ‘9’ capaz de hacer esa labor [lea la contracrónica]. De conectar un cabezazo y cantar gol. Un disparo lejano de Dani Castellano y un lanzamiento de falta de Nauzet fue el único bagaje ofensivo que generó la Unión Deportiva sobre la portería de Goitia.

A la media hora del encuentro llegaría el principio del fin para los amarillos. Nuevamente Murillo llega tarde y ortodoxo a un cruce cerca del área y ve su segunda amarilla. Con inferioridad en hombres y con el resultado en contra, un nuevo milagro debía efectuarse. Las sensaciones de un Mirandés más metido, que llegaba a todas las acciones con anterioridad y notable a nivel táctico disminuían las expectativas de conseguir algo positivo en Burgos.

[box type=”tick” size=”large”]FOTOGALERÍA | Vea las mejores imágenes del encuentro[/box]

Barbosa, providencial. El argentino fue el mejor de los amarillos / David Pirón
Barbosa, providencial. El argentino fue el mejor de los amarillos / David Pirón

Sin ideas

Supo mezclar el conjunto de Carlos Pouso un fútbol directo con otro combinativo. Cuando quiso gastar las energías amarillas abrió el campo; cuanto tuvo que especular algo más, buscó el juego directo. Todo ello con sentido común. En su campo plantó una muralla difícil de traspasar. De hecho, las únicas ocasiones que se recuerda a los amarillos son con jugadas de estrategia, muy mal ejecutadas. Lo demás, agua.

Tras la expulsión de Murillo fue Hernán quien ocupó el puesto de central junto a Deivid. Nauzet volvió a ocupar la zona del centro junto a un laborioso Vicente Gómez, que tuvo que multiplicarse en la medular con uno menos. El problema es el que viene destacando la plantilla y el propio Lobera desde hace semanas: falta fluidez. El juego no brota y así, con un rival en contención, las opciones son mínimas.

El Mirandés trató de salir rápido y encontró espacios a las espaldas de la defensa amarilla. Díaz de Cerio, con un remate al poste incluido, tuvo opciones para aumentar la renta pero se encontró siempre con Mariano Barbosa. El argentino es el único que ha mantenido un nivel excelente desde el inicio de la segunda vuelta. Las intervenciones del arquero amarillo mantuvieron con algo de vida a la Unión Deportiva hasta el último suspiro.

Solo a cinco minutos del final Las Palmas empezó a lanzar ráfagas hacia el área mirandesista. Sin cabeza, a base de corazón. La poblada defensa de Pouso hizo imposible cualquier remate. Ocón Arráinz decretó el final del partido, y con él, la llegada de la frustración.

La Unión Deportiva ya no depende de sí misma. Es la consecuencia fatal que desprende una derrota sin paliativos. No faltó actitud, pero sí se lamentó la ausencia de ideas, síntoma repetido en el último mes de competición. Lo peor es la sensación que, más allá de lo que haga la Ponferradina este domingo ante el Murcia, los pupilos de Sergio Lobera no ofrecen esperanzas de ganar los últimos seis puntos con el nivel de juego y físico que viene demostrando.

Una vez más, la afición no dejó al equipo solo. Medio centenar de aficionados se desplazaron a Anduva / David Pirón
Una vez más, la afición no dejó al equipo solo. Medio centenar de aficionados se desplazaron a Anduva / David Pirón

CRONICA_ficha

CD Mirandés 1-0 UD Las Palmas

Club Deportivo Mirandés: Goitia; Iribas, Caneda, Corral, Koikili; Rúper, Antonio Martínez (Martins, min.44); Mújika, Alain, Muneta (Iván Agustín, min. 82); Díaz de Cerio (Goiria, min.71).

Unión Deportiva Las Palmas: Barbosa; Pignol, Deivid, Murillo, Castellano; Vicente Gómez (David González, min. 82), Hernán; Chrisantus (Tato, min.46), Nauzet Alemán, Momo (Javi Guerrero, min.67); Thievy.

Goles: 1-0, Muneta, de penalti, min. 11.

Árbitro: Ocón Arránz (Colegio Riojano). Expulsó a Murillo por parte de Las Palmas y mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Caneda, Antonio Martínez, Mújuka y Muneta, y a los visitantes Castellano, Nauzet Alemán, Thievy y Vicente Gómez.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuadragésima jornada de la Liga Adelante disputado en el Estadio Municipal de Anduva ante 4.870 espectadores.