El Granca se ahoga en la orilla ante el Valencia (86-81)

Compartir
ACB Photo.

El equipo de Luis Casimiro logró sobreponerse a un mal primer cuarto pero no pudo mantener el acierto en el último, ahogándose en la orilla tras competir en La Fonteta en lo que supuso un ensayo para el encuentro de Copa del Rey que enfrentará a ambos conjuntos en dos semanas.

La historia no estaba del lado del Herbalife Gran Canaria y Fernando San Emeterio pronto quiso dar más argumentos para el triunfo local. El cántabro estrenó el marcador con un triple en el primer tiro taronja de la tarde, y auguraba un nuevo capítulo de sufrimiento amarillo en la Fonteta. McCalebb, manteniendo la línea ascendente en su juego, puso la réplica pero se quedó solo en los primeros compases.

Un triple de Sam Van Rossom disparaba a los valencianos (10-2, minuto 4) y obligaba a Luis Casimiro a solicitar tiempo muerto. No sirvió de mucho, porque el conjunto local siguió jugando a placer. Encontrando hombres liberados en el perímetro, leyendo a la perfección las acciones de bloqueo, y defendiendo con acierto a los claretianos, incapaces de encontrar agujeros en la telaraña taronja. Rafa Martínez, con dos tiros libres, ponía la diferencia en la docena (19-7, minuto 7) y no solo no bajó hasta el final del cuarto, sino que aumentó en un punto. Los isleños reaccionaban algo en labores ofensivas pero estaban lejos de poder amenazar con la remontada (27-14).

Tras un primer cuarto bastante gris, el Herbalife Gran Canaria se mantuvo fiel a su propuesta. Siguió usando el dos contra uno sobre el base cerca de la línea divisoria, buscando al pívot en ataque,… Y la decisión, aunque encomiable, no parecía tener el efecto deseado. Los valencianos seguían dominando a placer en el electrónico gracias a una buena energía y Thomas volvía a colocar en trece (37-24, minuto 16) la diferencia en el marcador.

Pero por fin los grancanarios pudieron encadenar varias acciones consecutivas con las que ganar en moral, con las que reafirmarse en el trabajo que se estaba realizando. Un parcial de 3-9 liderado por Bo McCalebb permitió a los de Casimiro reengancharse al encuentro. Llegaron las recuperaciones gracias a esos dos contra uno, la circulación de balón en ataque, y los puntos. Una buena conexión entre Báez y Hendrix dejó la renta taronja en solo cinco puntos al intermedio (42-37).

Poder a poder en La Fonteta

Dubljevic abrió el tercer período con un desafiante baile ante Richard Hendrix, que sufrió para detener al montenegrino. Sin embargo, la inercia siguió favoreciendo a un Herbalife Gran Canaria que había encontrado su ritmo en el partido y no estaba dispuesto a dejarlo así como así. O’Neale y Hendrix protagonizaron varias jugadas de mérito pero en líneas generales todo el quinteto ayudó en una primera mitad de tercer cuarto de sobresaliente. Tan buena fue que el propio O’Neale daba la primera ventaja a los amarillos (46-47, minuto 24) tras un parcial de 0-8.

Hubo intercambio de canastas pero Valencia Basket pronto recuperó el liderazgo en el marcador. Con 53-51 en el electrónico el Herbalife Gran Canaria no pudo aprovechar tres tiros en una misma posesión para igualar o incluso volver a ponerse por delante, y fue un punto de inflexión en el envite. Oriola anotó y, en la siguiente jugada, cometió una falta no señalada sobre Pablo Aguilar. Casimiro y el propio jugador nazarí vieron cómo les señalaban sendas técnicas y los de Martínez volvían a estirar su renta. Cuando todo parecía indicar que se llegaría al último cuarto con 63-54 en el marcador, Aguilar dejó una de las canastas de la temporada cuando convirtió un tiro a una mano, desde su casa, para enloquecer al banquillo visitante (63-57).

Los isleños consiguieron moverse durante gran parte del último acto en desventajas de cuatro, seis puntos. No conseguían tener posesión para igualar o remontar, pero Valencia Basket no lograba distanciarse de una manera definitiva. Xavi Rabaseda, que firmó un auténtico partidazo tanto en labores ofensivas como defensivas, clavó un triple y luego Eulis Báez anotaba en la pintura una meritoria canasta (70-68, minuto 36) que apretaba el encuentro.

Surgió entonces la figura de Luke Sikma, que con cinco puntos consecutivos dio oxígeno a Valencia Basket. San Emeterio ejerció por enésima vez de líder y anotó un lejano triple para poner el 78-68 en el luminoso a poco más de tres minutos del final. Tiempo insuficiente para un peleón Herbalife Gran Canaria.

Los amarillos lograron recortar la distancia final en los últimos instantes del encuentro y acabar, además, el choque con buenas sensaciones. Un partido que, exceptuando el primer cuarto, transcurrió de manera igualada, de poder a poder, en un guion que probablemente se repita en unas semanas en Vitoria en el marco de la Copa del Rey. Ojalá, eso sí, con final diferente.

Texto: cbgrancanaria.net

Compartir
Artículo anteriorWakaso podría volver a jugar en España
Artículo posteriorReunión en Londres por Calleri