Jiménez se toma su tiempo para concretar los descartes

Compartir
Foto: UD Las Palmas

Manolo Jiménez completó su primera semana al frente de la UD Las Palmas, trabajando con un nutrido grupo de futbolistas a los que se incorporaron durante la semana Cala y Rubén Castro, y que sufrió la baja de Yéremi Valerón por lesión. El sevillano todavía no quiere hacer la criba respecto a los jugadores de la primera plantilla con los que quiere trabajar.

La nueva UD Las Palmas de Manolo Jiménez va tomando rumbo. Tras una semana de entrenamientos, los futbolistas de la plantilla ya comienzan a captar las bases sobre las que fundamenta su trabajo el técnico sevillano y trabajan no sólo para ponerse a punto de cara a la temporada, sino también para ganarse la confianza del nuevo entrenador.

En esta primera semana de entrenamientos también ha podido tantear Jiménez sus impresiones al respecto de los posibles descartes a realizar. Actualmente cuenta el sevillano con 21 futbolistas del primer equipo y 8 del filial -de la lista inicial se cayó Yeremi Valerón por una lesión en el hombro-. Peñalba todavía no entrena al ritmo de sus compañeros, siendo junto a Deivid el único sin minutos en los dos amistosos -el grancanario se espera que pueda tener minutos en la Copa Mahou-.

La idea inicial de Jiménez y Toni Otero es la de realizar aproximadamente cinco incorporaciones más, especialmente en el centro del campo y banda derecha. Para ello, debe haber algún descarte más en la plantilla. Los que tienen más opciones de salir con Aquilani y Pedro Bigas. Ambos están entrenando de forma normal con el resto del grupo, pero el italiano busca una salida y el zaguero cuenta con una oferta del Getafe. En esta operación podría entrar el atacante Dani Pacheco, sin el protagonismo deseado en la escuadra azulona.

Los casos de Tana, Peñalba y David Simón

Por otra parte, el club continúa a la espera de resolver la situación de Tana, quien mantiene su deseo de dejar la entidad. En la UD se reconoce abiertamente que no pondrán muchas pegas a la hora de dejarle marchar, si bien han dejado claro que deberá ser pasando por caja.

También mantienen la incertidumbre la situación de Gaby Peñalba y David Simón. El argentino desea quedarse y cumplir su contrato, aunque el hecho de estar recuperándose de una lesión y no poder luchar por un puesto en igualdad de condiciones durante la pretemporada puede jugar en su contra. Mientras tanto, el lateral grancanario solicitó dejar el club y hace varias semanas y no ha vuelto a pronunciarse sobre su situación.

Además, los ocho futbolistas del filial que se encuentran realizando la pretemporada a las órdenes de Manolo Jiménez tienen la oportunidad de convencer al técnico sevillano y acabar formando parte del primer equipo de forma habitual, algo que ha dejado claro el propio técnico en diferentes ocasiones. La UD trabaja sin prisa, pero sin pausa.