Una mala primera parte le cuesta caro al Granca (74-81)

Compartir
Foto: Herbalife Gran Canaria

El Gran Canaria volvió a mostrar su otra cara y a pesar de reaccionar en la segunda mitad del encuentro, no logró hacerse con la victoria. 

Salió con todo el equipo burgalés y barrió de la pista a un Herbalife Gran Canaria desacertado y algo errático. En los dos primeros ataques ni tan siquiera conseguía mirar al aro y Burgos, apoyándose en su pareja interior formada por Thompson y Lima, empezaba a poner tierra de por medio. El estadounidense, con dos triples desde la misma esquina (2-14, minuto 4) certificaba el espectacular arranque del equipo visitante. Los de Diego Epifanio habían arrancando con la quinta marcha puesta y al ‘Granca’ le costaba saber dónde estaba.

Rabaseda, que metió los primeros cinco puntos del equipo amarillo, los únicos tantos en siete minutos, clavó un triple que apenas dio esperanza. Durante todo el primer cuarto, el Herbalife Gran Canaria no llegó tan siquiera a acercarse a un Burgos superior, con confianza en su juego. Debutó Josh Magette con una canasta y una asistencia en el primer acto. Al cabo de los diez minutos iniciales, los burgaleses doblaban en el luminoso al conjunto claretiano (12-24).

Había todo por mejorar y en defensa, ciertamente, se mostró una mejor versión. Pero San Pablo Burgos había ganado mucha confianza y jugaba con soltura en ataque. En defensa no le costaba asfixiar a un ‘Granca’ algo espeso en las acciones estáticas. Dos triples consecutivos de Eriksson y Oliver (18-28, minuto 14) ‘acercaba’ al equipo, pero respondía Vitor Benite con un triple desde más de siete metros justo antes del final de la posesión.

La ventaja visitante llegó a ser de veinte puntos en un momento dado tras el triple de Frazier. San Pablo Burgos era dueño y señor del juego ciñéndose a su plan. Ataques trabajados, solidez defensiva y un colchón de puntos muy, muy cómodo. Al Herbalife Gran Canaria no le salía nada y alguna que otra buena defensa acababa siendo castigada con canastas meritorias del rival. Un parcial de 5-0 en el último minuto de cuarto, con un triple de Josh Magette, acercó algo a los isleños antes del intermedio (32-46).

Josh Magette, que había cerrado el primer tiempo anotando, hizo lo propio en la segunda mitad. Cancar respondió con un mate pero un triple de Rabaseda siguió acercando a los claretianos. Sin embargo, San Pablo Burgos seguía estando en claro control del choque (43-57, minuto 25) llegados al ecuador del tercer acto. Marcus Eriksson había convertido ya dos triples consecutivos, pero no conseguía el conjunto amarillo parar la anotación rival.

En cuanto encadenó el ‘Granca’ dos defensas buenas, eso sí, pudo sentir el verdadero efecto de la irrupción de Marcus Eriksson en el juego. El sueco firmó cuatro triples en el tercer parcial. Sus dos últimos provocaron un tiempo muerto de Diego Epifanio al que siguió una canasta de Albert Oliver (51-57, minuto 28) que apretaba las cosas en el luminoso como nunca antes en toda la tarde. Los isleños intentaron prolongar su idilio con la línea de 6,75 pero los fallos llegaron y el Burgos no perdonó: parcial de 0-7 y remontada al traste. Magette, como si fuera un ciclo perfecto, anotó en la última posesión del parcial (53-64).

Si en el tercer cuarto la figura había sido la de Marcus Eriksson, en el último parcial surgió Josh Magette como referencia de la ilusión claretiana. El base, en su debut, firmó un auténtico partidazo, especialmente en este último acto en el que hizo soñar con la remontada a los suyos. Una asistencia para el triple de Tillie, y seis puntos consecutivos (65-69, minuto 35) obligaron al técnico visitante a pedir tiempo muerto. Quedaban 5:40 minutos para acabar y solo cuatro puntos separaban a ambos equipos.

Se volvió a apagar el Herbalife Gran Canaria. Tanto fue así que el San Pablo Burgos firmó un parcial de 0-7 con el que alcanzaba el 65-76 y, a falta de solo 2:40 minutos, el choque parecía acabado.

Sacó algo de orgullo el equipo claretiano en los instantes finales. Un triple y una recuperación de Báez permitió a los isleños tirar para ponerse a tres, pero el lanzamiento de Xavi Rabaseda no encontró la red. En los instantes finales, los amarillos apelaron más a la épica que a la razón, pero la remontada no llegó y San Pablo Burgos se llevó la victoria de la isla.