Rubén Castro se quita «un peso de encima»

Compartir

El futbolista de La Isleta acumulaba varios partidos sin marcar, una circunstancia anormal a la que no está acostumbrado el veterano delantero, que ya comenzaba a estar algo ansioso por romper su sequía goleadora. 

Fin al bloqueo mental. Rubén puso fin a una racha de cuatro partidos sin anotar y consigue poner el décimo gol en su cuenta particular. El delantero amarillo es el máximo goleador del equipo canario y seguramente uno de los pocos que esté cerca de los números que se podían esperar de él cuándo llegó el pasado mercado de verano a la UD.

Los delanteros viven de los goles, y cuando no llegan, comienzan los nervios, la ansiedad e incluso la pérdida de confianza, que en más de una ocasión han conseguido que un gran jugador baje su rendimiento de manera notable. Es una circunstancia que parece haber pasado ya el delantero grancanario, que con su gol ante el Zaragoza cortó su sequía y puso fin a las dudas que podían existir sobre el rendimiento del siete amarillo en estos últimos partidos. El propio futbolista reconocía sentirse aliviado: «me he quitado un peso de encima después de tanto tiempo sin marcar».

Decisivo en los puntos cosechados por la UD

Rubén Castro ha influido de forma directa en los puntos cosechados por Las Palmas. De hecho la gran mayoría de sus goles han significado puntos para el casillero de los grancanarios. El único partido en el que su gol no se transformó en al menos un punto para el conjunto insular fue en la derrota ante el Córdoba, el último partido en el que había conseguido «mojar» antes de su gol al Zaragoza.

El delantero amarillo ha sido el protagonista de siete partidos, en los que anotó nueve goles, que significaron 13 puntos para la UD, o lo que es lo mismo, el 43% del total de puntos que tiene el equipo en estos momentos (30). Su acierto de cara a portería será fundamental en esta segunda vuelta, en la que habrá que sumar en cada partido para poder tener opciones de alcanzar la sexta plaza.

También te puede interesar… 

#ANÁLISIS | Los números dan la espalda a Herrera